¿Quieres que te sorprendamos con noticias curiosas de manera aleatoria? ¡Sorpréndeme!

Cosas que no sabías que podías hacer con el Listerine

El Listerine es utilizado como enjuague bucal antiséptico que busca eliminar el mal aliento, las bacterias y la placa de los dientes. Sin embargo existen otros usos alternativos que te pueden venir muy bien en casa para distintos problemas cotidianos. ¿Los conoces?

Qué.es 16 de febrero de 2016

Siguiente Cosas que no sabías que podías hacer con el Listerine

En el año 1879, un doctor estadounidense, Joseph Lawrence, dio vida en su laboratorio a la fórmula mágica del Listerine, un desinfectante para quirófanos y heridas que hemos terminado concibiendo como un enjuague bucal de usuario diario que utilizan más de mil millones de personas en todo el mundo.

Un producto muy comercializado que tiene, eso sí, diferentes usos que probablemente son desconocidos para la gran parte de la sociedad. No, el Listerine no sirve únicamente para acabar con las bacterias y la placa dental sino que es aplicable en casa en diferentes situaciones domésticas a las que haya que enfrentarse.
¿Te suenan? ¡Algunas de ellas son realmente interesantes!

Eliminar los hongos

Si sufres este problema tan habitual o por el contrario padeces sequedad en la zona del talón, el Listerine se puede convertir en el aliado perfecto para paliarlo.

Si tienes grietas en los pies, mezcla en un barreño un vaso de agua caliente, medio vaso de Listerine y otro de vinagre blanco. Introduce los pies y dejar reposar 15-20 minutos.

En caso de querer eliminar los hongos en la zona de las uñas de los pies, es mucho más fácil. Sólo te hace falta Listerine y dejar los pies dentro de un barreño que cubra la zona afectada durante media hora. ¡Rápido y sencillo! Su poder antiséptico será clave para que vuelvan a su estado normal.