¿Quieres que te sorprendamos con noticias curiosas de manera aleatoria? ¡Sorpréndeme!

Ejemplos impactantes de product placement

'Product Placement' es básicamente cuando uno de los actores o actrices fetiche de la actualidad aparece en una 'peli' taquillera o en la tele bebiendo un refresco. Entonces ese trago es filmado íntegramente, en toda su inmensidad refrescante. Además, la lata del producto en cuestión, se queda en la mesa con un plano abierto durante algunos segundos más. Brilla y se hace desear. O sea, marketing moderno y salvaje que te bombardea cuando menos te lo esperas. Nosotros hemos querido recoger los ejemplos más creativos o sorprendentes

Qué.es 19 de febrero de 2015

Siguiente

La idea es brillante. Como casi nadie ve ya anuncios en la tele y el que más o el que menos recurre a la programación a la carta o a los urinarios cuando viene la pausa publicitaria, si es que se recrea ante un canal generalista, ahora son los anuncios los que invaden literalmente nuestros contenidos favoritos. ¿Podemos defendernos? Difícilmente. Y es que alguien muy avispado de las agencias de publicidad y marketing de Nueva York pensó hace años: "Si nadie ve nuestros anuncios, ¿por qué no metemos la publicidad dentro de la propia serie?". Y así nació el 'product placement'. 

Por ejemplificar, tener las cosas claras y no reducir todo al cine, es más eficaz ver a Pablo Motos, Arturo Valls o Juan Rabonet tomando un zumo de piña en sus programas, que anunciar ese mismo producto en una pausa de los mismos. Esta táctica que nació en la tele, pronto pasó a otros formatos como el cine, los videoclips e incluso los videojuegos. En principio iba a ser una forma de publicidad sutil -eso se defendía al principio- pero hay que decir que en ocasiones se vuelve demasiado agresiva, descarada y zafia. 

Desde que en 1982 Steven Spielberg utilizó los Reese' Pieces de The Hershey Company en la película E.T., las marcas empezaron a perfeccionar la forma en que aparecían en las 'pelis'. En la actualidad, los espectadores vemos pequeños comerciales dentro de las películas y, si están bien hechos, no lo notamos demasiado. De acuerdo con un estudio publicado por BrandChannel, Apple, sigue siendo la marca con más apariciones en la pantalla grande pese haber disminuido su presupuesto para este tipo de campañas en un 50%. Según el estudio, la marca de la manzana ha aparecido en más de un tercio de las películas más taquilleras de 2001 a 2011.

Estos son algunos de los ejemplos más descarados u originales que hemos encontrado: 

1.- La odisea de 'Náufrago' Hanks pagada por una empresa de mensajería y otra de material deportivo: Es el ejemplo perfecto de 'product placement'. Una película que, en parte, tiene a una pelota de voley de una marca determinada como coprotagonista. Y es que Wilson -el nombre no es casual-, una pelota corriente y moliente que acaba convirtiéndose en la única compañía del náufrago Tom Hanks, acapara muchas de las secuencias más íntimas de la inusual pareja de 'amigos'. No contento con esto, los productores y el director de la película, Robert Zemeckis, dedicaron buena parte de su metraje a explicar que una empresa multinacional de paquetería se convierte en el único consuelo de ese hombre perdido en medio del océano. Todo muy fuerte.