¿Quieres que te sorprendamos con noticias curiosas de manera aleatoria? ¡Sorpréndeme!

Cómo motivar sexualmente a tu pareja y avivar el fuego que os unía

"¡Qué fácil era todo cuando acabábamos de conocernos!". ¿Cuántas veces hemos oído esto? ¿Y cuántas  lo hemos dicho? Una simple caricia bastaba, pero ahora... Es verdad que el paso del tiempo, la costumbre, las obligaciones y la rutina muchas veces conforman una losa que cae encima de las relaciones sexuales con tu pareja. Romper ese muro desmotivador no es fácil, pero podemos hacer algunas cosas para que la carga sea más ligera. No son ideas mágicas, porque nada puede sustituir a la complicidad, cariño y ternura, pero os ofrecemos algunas sugerencias para encender el fuego en la pareja

Qué.es 19 de septiembre de 2014

Siguiente Cómo motivar sexualmente a tu pareja y avivar el fuego que os unía

El cansancio no ayuda y el estrés puede ser nefasto, pero si ponemos otra cara y un poco de predisposición, seremos capaces de recuperar una vida sexual rica y saludable. Cambiar de escenario, incorporar masajes o lencería son algunas ideas para ponerle pimienta al encuentro sexual con tu pareja. Un primer principio guía todo aquello que te vamos a contar a partir de ahora:  Hay mucho que hacer a la hora de aumentar la química en la pareja, pero nada funcionará si no utilizamos el órgano más sensual y creativo que todos poseemos: ¡el cerebro! Nada más erótico que la fértil e ilimitada imaginación.

1.- Anticiparse al encuentro:  Es complicado encontrar el momento y el lugar adecuado para nuestro encuentro sexual. Unas veces porque los niños están despiertos, otras porque nos hemos llevado trabajo a casa. Si la sensación de no encontrar nunca nuestro un rato os agobia...¡Entonces debemos prepararlo con calma y antelación! Dispongamos de un tiempo -puede ser una noche, un fin de semana o de unas vacaciones- donde sabemos que estaremos a solas. No habrá preocupaciones, teléfonos, niños... Una cena romántica, con un rico vinito y una comida especial, una escapada a un spa de campo, o esas vacaciones en una playa paradisíaca, son el preludio de un momento muy especial.

No os parezca extraño recurrir a las escapadas cortas a menudo -si podéis- o a que vuestro peques duerman algún fin de semana con sus primos. Es bueno para ellos. Es bueno para vosotros.