¿Quieres que te sorprendamos con noticias curiosas de manera aleatoria? ¡Sorpréndeme!

El santuario del eccehomo ha logrado unos 2.000 euros de las visitas pagadas

La fama alcanzada por la "restauración" del eccehomo del Santuario de la Misericordia de Borja (Zaragoza) llevó a sus responsables a cobrar un euro por visitante adulto, con lo que desde el pasado sábado han reunido ya unos 2.000 euros, que se destinarán a la restauración del lugar.

Borja (Zaragoza), EFE 18 de septiembre de 2012

Ante el aluvión de visitas de las últimas semanas -cerca de 30.000- tanto de españoles como de extranjeros, la Fundación Hospital Santi Spiritus, propietaria de la iglesia, ha decidido cobrar un euro a los adultos para recaudar dinero con el objetivo de restaurar el santuario, que data del siglo XVI.

A los más de 2.000 curiosos que se han acercado hasta el santuario desde el sábado no les ha importado pagar la entrada para poder ver la "restauración" que de la imagen realizó Cecilia Giménez y que cambió totalmente su aspecto, imagen que ha aparecido en los principales periódicos de medio mundo.

"Teníamos una urna para que la gente depositara la voluntad, pero de veinte personas que entraban sólo echaba (dinero) una, así que han decidido poner entrada. Aunque también es verdad que un día encontramos un billete de cincuenta euros dentro", ha indicado el santero José María Aznar.

Como cada día, a las 10.00 horas el santero ha abierto hoy las puertas de la capilla de este santuario de La Misericordia, situado a unos cinco kilómetros de Borja.

Uno grupo de jóvenes italianos, que se encuentran estos días por la zona, han sido los primeros en entrar en la iglesia, seguido de otro de valencianos que han decidido parar en Borja antes de continuar con su viaje a Logroño.

"Como nos caía de paso, pensamos en parar aquí para acercarnos a ver al eccehomo. La verdad es que antes de esto no conocíamos, ni habíamos oído hablar, ni sabíamos dónde estaba Borja", ha reconocido una de ellas, Carmen Udaeta.

También José Gallego, un joven de A Coruña, que viajaba con destino al Pirineo catalán, ha parado en la localidad zaragozana al ver "sorprendido" el cartel de Borja mientras conducía por la autovía.

"Cuando he visto en la carretera que ponía Borja he pensado: ¡pero si es el pueblo del eccehomo, tengo que parar obligatoriamente!", ha señalado este joven que se ha hecho una foto imitando la cara de la imagen.

En París y a través del periódico Le Monde, Antonio Fernández, de nacionalidad española y francesa, se enteró de la noticia antes de que se lo contara su madre, natural de Borja.

"Un día abrí en internet la página de Le Monde y vi que hablaban de Borja. Yo creo que esto es como un milagro porque ha conseguido que se conozca fuera", ha comentado a Efe.

Esta pintura realizada por Elías García Martínez en una pared del santuario "en tan sólo dos horas", como indicaba una desaparecida inscripción anexa a la obra, según asegura una de sus nietas, ha despertado el interés también de los vecinos de las localidades más cercanas.

"Se ha querido hacer de Cecilia una Belén Esteban. Si fuera un Goya no estaría ahí en un sitio donde dada la humedad que hay no iba a durar mucho tampoco", ha precisado una vecina de Pinseque.

Otro de los visitantes, procedente de Zaragoza, Daniel Puértolas se ha mostrado a favor de dejar esta imagen restaurada, porque parece "muy complicado" recuperar la anterior y, además, "se parece a 'El Grito de Munch' y ha hecho famoso al pueblo".

El pasado fin de semana, días en los que suele registrarse un mayor número de visitas, pasaron por el santuario alrededor de 1.800 personas.

Marta Salguero