Incautadas nueve toneladas de hachís en las costas de Andalucía

La Guardia Civil ha desmantelado una organización criminal dedicada al tráfico de drogas que operaba en las provincias de Cádiz y Almería, en una operación en la que han sido detenidas 15 personas y aprehendidos cerca de 9.000 kilogramos de hachís.

Que! 10 de agosto de 2018

Según informó este viernes la Dirección General de la Guardia Civil, los detenidos son una persona de nacionalidad rumana, tres magrebíes y 11 españolas, que pretendían introducir en España 8.936 kilos de hachís que tenían ocultos en fondeos en el mar o en zulos y trasteros.

En el marco de la 'Operación Knight' han sido realizados 24 registros en las localidades almerienses de Adra, Balanegra y El Ejido, así como en Algeciras (Cádiz), en los que se ha intervenido gran cantidad de material, herramientas y medios de transporte utilizados por la organización para su actividad delictiva.

Dicha organización se encontraba jerarquizada y tenía cuatro cabecillas residentes en la provincia de Almería, si bien actuaban en la zona del Estrecho de Gibraltar y Algeciras. La red contaba con personas muy especializadas en diferentes actividades, destacando la presencia de buzos expertos, encargados de manejar los alijos de hachís una vez fondeados en el agua.

Además de los 8.936 kilos de hachís, han sido intervenidos 17 vehículos, una moto acuática, un pesquero, cuatro embarcaciones recreativas, 39.640 euros en efectivo, dos embarcaciones neumáticas de 14 metros de eslora conocidas como 'gomas', material de buceo, teléfonos móviles, GPS y visores nocturnos.

La operación ha sido desarrollada por efectivos de la Comandancia de la Guardia Civil de Almería y el Equipo Contra el Crimen Organizado de la Unidad Central Operativa (UCO) con sede en Málaga, con el apoyo del Grupo Especial de Actividades Subacuáticas.

Las diligencias instruidas por la Guardia Civil, junto con los detenidos, han sido remitidas al Juzgado número 3 de Almería, que ha decretado el ingreso en prisión de cuatro de los detenidos.

BUZOS

Esta organización se dedicaba al tráfico de hachís haciendo uso de embarcaciones neumáticas con las que, una vez cargadas de hachís, se dirigían a las costas almerienses.

Al llegar al punto indicado, arrojaban la mercancía al fondo marino lastrada, para su posterior recuperación tomando las coordenadas correspondientes con GPS y dejándola 'descansar'.

Tras comprobar que la Guardia Civil no había localizado ese fondeo, los buzos especializados recuperaban la mercancía con un globo elevador hidrostático, capaz de elevar a la superficie hasta 2.000 kilogramos, el cual una vez inflado era atado a una embarcación recreativa o a un pesquero para trasladarlo bajo el agua hasta la costa, para su posterior extracción, ocultando el estupefaciente en zulos o trasteros distribuidos en las localidades de Adra, Balanegra y El Ejido.