OCU inicia una acción judicial contra Ryanair para exigir indemnizaciones para los afectados por las huelgas

Según la OCU, tanto las huelgas del 25 y 26 de julio como la prevista para este viernes 10 de agosto "no pueden considerarse causa extraordinaria", puesto que "su gestación es de dominio público". Por este motivo, la OCU considera que Ryanair "debería haber tomado las medidas necesarias para paliar las previsibles molestias a los viajeros".

9 de agosto de 2018

OCU inicia una acción judicial contra Ryanair para exigir indemnizaciones para los afectados por las huelgas
Foto: Facua

La Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) anunció este jueves la puesta en marcha de una acción judicial contra Ryanair con la que pide indemnizaciones para los pasajeros afectados por las huelgas de este verano, al tiempo que denuncia la "pasividad y falta de cumplimiento" de la aerolínea.

Según la OCU, tanto las huelgas del 25 y 26 de julio como la prevista para este viernes 10 de agosto "no pueden considerarse causa extraordinaria", puesto que "su gestación es de dominio público". Por este motivo, la OCU considera que Ryanair "debería haber tomado las medidas necesarias para paliar las previsibles molestias a los viajeros".

Además, la organización de usuarios recuerda que, cuando se cancela un vuelo o se produce un gran retraso, sea o no responsabilidad de la compañía aérea, "los usuarios tienen derecho a información, asistencia y a una compensación, que varía en función de la distancia y el destino" y que oscila entre los 250 euros y 600 euros por pasajero.

Tal y como indica la OCU, la primera vía utilizada será la mediación y se recurrirá a la vía judicial "si posteriormente fuera necesario". De este modo, la organización pedirá "la compensación legal correspondiente" y la ya mencionada indemnización "por los daños materiales y morales causados" de forma individualizada para todos los afectados.

Por último, la OCU llama a todos los usuarios afectados por las huelgas a unirse a esta acción y reclamar, con el fin de "luchar contra los repetidos abusos y malas prácticas" de la aerolínea irlandesa.