Los 40º seguirán en Andalucía pese a la marcha de la ola de calor

La llegada de aire fresco de procedencia atlántica propiciará un descenso generalizado y acusado de las temperaturas a partir del martes y se extenderá por todo el país. Así, las temperaturas, que durante la ola de calor han llegado a estar entre 7 y 13 grados por encima de lo normal, pasarán a estar entre 5 y 10 grados por debajo de los valores medios.

Servimedia 6 de agosto de 2018

Los 40º seguirán en Andalucía pese a la marcha de la ola de calor
Foto: Pixabay

La ola de calor que azota a la Península Ibérica desde hace casi una semana remite este lunes, aunque dejará temperaturas en torno a los 40 grados en buena parte de Andalucía después de los índices registrados estos días de atrás, que han alcanzado los 46,4 grados en El Granado (Huelva), 46 en Badajoz o 45,6 en Montoro (Córdoba).

La llegada de aire fresco de procedencia atlántica propiciará un descenso generalizado y acusado de las temperaturas a partir del martes y se extenderá por todo el país. Así, las temperaturas, que durante la ola de calor han llegado a estar entre 7 y 13 grados por encima de lo normal, pasarán a estar entre 5 y 10 grados por debajo de los valores medios, según datos de la Agencia Española de Meteorología (Aemet).

Hasta el momento se habían registrado temperaturas máximas muy altas, especialmente en zonas bajas del suroeste peninsular. A partir de hoy, la ola de calor remite hasta el jueves, cuando se espera un acusado descenso de las temperaturas con una diferencia de entre 15 y 17 grados. No obstante, seguirán las altas temperaturas y en el entorno del Valle del Guadalquivir se registrarán mañana temperaturas próximas a los 40 grados.

El día más caluroso de la ola de calor fue el 3 de agosto. De hecho, en el parque de El Retiro de Madrid se registró la noche más calurosa desde, al menos, el año 1920, con 25,9 grados de mínima. El récord anterior, de 25,4 grados, se midió en agosto de 2012.

CALENTAMIENTO GLOBAL

Las temperaturas mínimas suelen registrarse a últimas horas de la madrugada o primeras de la mañana, y el que sean tan altas implican que el calor es muy fuerte durante toda la noche. En este sentido, cabe destacar que durante la madrugada del viernes al sábado, en muchos puntos de Extremadura y Andalucía occidental se superaban los 33ºC a medianoche, lo cual dificultó sin duda el descanso nocturno.

Aunque es muy difícil asociar un fenómeno meteorológico concreto -como una ola de calor-al cambio climático, las proyecciones indican que, precisamente, las olas de calor podrían ser, según la Aemet, "más frecuentes e intensas en un escenario de calentamiento global de origen antropogénico".