La carta del pianista James Rhodes a Pedro Sánchez

"Quiero que apruebe una nueva ley que erradique la violencia contra los menores y adolescentes, y que se centre especialmente en las medidas preventivas, tal y como le ha sugerido en dos ocasiones el Comité de los Derechos del Niño de las Naciones Unidas", afirma Rhodes en una carta abierta publicada en el periódico 'El País'.

Servimedia 3 de agosto de 2018

El pianista inglés James Rhodes ha publicado este viernes una carta abierta al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, en la que se ofrece como un "recurso excepcional" para sacar adelante la ley para la erradicación de la violencia contra la infancia, un texto que resulta prioritario para las ONG de infancia como Save the Children.

"Quiero que apruebe una nueva ley que erradique la violencia contra los menores y adolescentes, y que se centre especialmente en las medidas preventivas, tal y como le ha sugerido en dos ocasiones el Comité de los Derechos del Niño de las Naciones Unidas", afirma Rhodes en una carta abierta publicada en el periódico 'El País'.

En su misiva, el pianista -que reside en Madrid desde 2017 y que ha mostrado en varias ocasiones su fascinación por el estilo de vida español-, asegura que Pedro Sánchez es "la única persona que puede cambiar las cosas de verdad ahora mismo", y propone una reunión a tres bandas entre el presidente, el director de Save the Childen en España, Andrés Conde, y él mismo.

Y es que, como recuerda el músico británico, sólo el 15% de los casos de abusos infantiles se denuncia a la policía, mientras que de ese 15%, el 70% nunca llega a juicio. En este sentido, destaca el caso del colegio de los Maristas, donde un profesor abusó contra varios escolares pero, de las 17 acusaciones contra el autor confeso, 13 han prescrito.

Por eso, Rhodes demanda cambios en el sistema judicial para proteger a los menores y que puedan declarar en privado, con la presunción de que dicen la verdad. Tal y como recuerda en su carta, tras denunciar los abusos que él mismo sufrió de niño "me enviaban de vuelta a los brazos (piernas, mejor dicho) de mi violador", y "esa gente que tenía puestos de responsabilidad sabía que algo malo pasaba, pero nadie hacía nada".

"He intentado suicidarme demasiadas veces y me he pasado también demasiados meses en instituciones psiquiátricas", añade el pianista. Por su experiencia, Rhodes considera que puede servir para el diseño de esta ley y pide al presidente del Gobierno formar parte del equipo que asesore sobre el texto legal junto a las ONG de infancia.