Estados Unidos confirma los aranceles a la aceituna negra española

La Comisión de Comercio Internacional de EEUU (Usitc) ha publicado este jueves su resolución definitiva en relación al impacto de las importaciones de aceituna negra de España sobre el sector productor californiano y ha resuelto afirmativamente concluyendo que las importaciones de aceitunas negras españolas causan un daño a dicho sector.

Servimedia 26 de julio de 2018

Según informa la patronal del sector Asemesa, con esta resolución finalizan las tres investigaciones llevadas a cabo por el Departamento de Comercio americano y por la ITC.

En la práctica, dicha resolución supone que desde que se publique oficialmente en unos días en el Boletín Oficial de EEUU (Federal Register), al arancel antidumping del 20% (ya vigente desde el 18 de junio) se añadirá el arancel compensatorio de las subvenciones del 14,75% sumando un 34,75%.

De esta manera, Estados Unidos ha confirmado en todos los casos sus resoluciones preliminares determinando finalmente que las importaciones de España hacen competencia desleal por estar subvencionadas y causan daño a la industria local.

Asemesa advierte de que esto confirma la amenaza a la Política Agraria Comunitaria (PAC), ya que la administración de los EEUU cuestiona la legalidad de las ayudas que reciben los olivareros de aceituna de mesa considerando que distorsionan el mercado e incumplen las reglas de la Organización Mundial del Comercio (OMC).

Por ello, la patronal ya ha anunciado que recurrirá inmediatamente a los tribunales competentes de la justicia ordinaria de EEUU y pide a la Comisión Europea que lleve el caso a la OMC.

"Si no lo hace, la Comisión estará aceptando las conclusiones del Departamento de Comercio de los EEUU y permitiendo que se cree un peligrosísimo precedente aplicable a cualquier otro producto europeo que reciba apoyo de la PAC", alerta Antonio de Mora, secretario general de Asemesa.

En el periodo enero-mayo de este año las exportaciones de aceitunas negras españolas al mercado americano han descendido ya casi un 41% respecto al mismo periodo del año anterior, pasando de 12,1 millones de kilos a 7,2, según la información del Departamento de Aduanas de EEUU.