El hombre que apareció en el foso del ascensor de La Paz tenía 68 años y era español

Fuentes de la Policía Nacional confirmaron que, tras el trabajo conjunto de Policía Científica y la Policía Judicial, se pudieron reconstruir las huellas dactilares del hombre, cuya denuncia por desaparición se produjo el pasado 20 de julio, 10 días más tarde de encontrar el cadáver y 18 días más tarde del momento en el que murió.

Servimedia 24 de julio de 2018

El hombre que apareció en el foso del ascensor de La Paz tenía 68 años y era español
Foto: Archivo

La Policía Nacional ha identificado el cadáver del hombre que apareció en el foso del ascensor número 54 del hospital de La Paz, que era de nacionalidad española, residía en Madrid y tenía 68 años.

Fuentes de la Policía Nacional confirmaron que, tras el trabajo conjunto de Policía Científica y la Policía Judicial, se pudieron reconstruir las huellas dactilares del hombre, cuya denuncia por desaparición se produjo el pasado 20 de julio, 10 días más tarde de encontrar el cadáver y 18 días más tarde del momento en el que murió.

Según las primeras investigaciones, el hombre podría haber trabajado en el sector de la construcción, lo que explicaría que tuviese una llave maestra para poder abrir el ascensor, que apareció junto con el cadáver.

El fallecido, estaba separado y vivía actualmente en el distrito de Puente de Vallecas, donde al parecer, los agentes encontraron una carta de despedida, lo que apuntaría como posible hipótesis al suicidio.

Aunque todavía continúan las investigaciones, los primeros indicios apuntan a que el hombre subió de madrugada a una de las plantas más altas del hospital, se cree que hasta la 12, abrió la puerta del ascensor con una llave maestra y se arrojó al vacío.

Cabe recordar que el cadáver del hombre ya identificado fue encontrado por los técnicos de la empresa de ascensores en la mañana del 10 de julio, que acudieron a inspeccionar el ascensor ante unos ruidos que producía el aparato.

Según familiares y trabajadores, desde unos días antes provenía un hedor muy fuerte de ese ascensor y finalmente se comprobó que había un cadáver en un avanzado estado de descomposición, con numerosas fracturas y con partes de su cuerpo prácticamente amputadas por los golpes del ascensor contra el cuerpo.

IDENTIFICADO POR FAMILIARES

Tras la denuncia de desaparición por parte de los familiares al no obtener noticias del hombre, la policía mostró imágenes del fallecido a los allegados, que confirmaron que el cadáver era el de su familiar.

La Policía llevaba varias semanas cotejando pruebas y analizando las denuncias de desapariciones de la Comunidad de Madrid y las provincias limítrofes, para poder esclarecer este caso, que parecía difícil de cerrar.

Además, gracias a los datos personales aportados por la familia y a la reconstrucción de la huella dactilar, se pudo comprobar con los datos del DNI que se trataba del hombre que buscaba la familia.