Casado promete un cambio de etapa "constructivo, no revisionista" y "orgulloso" del legado del PP

"Hoy es el día de reivindicar nuestro legado y homeajear al presidente saliente", dijo Casado a los medios de comunicación en referencia a Mariano Rajoy.

Servimedia 20 de julio de 2018

Casado promete un cambio de etapa "constructivo, no revisionista" y "orgulloso" del legado del PP

Pablo Casado, candidato a presidir el PP, llegó este viernes al hotel de Madrid donde se celebra el Congreso Extraordinario del partido prometiendo "un cambio de etapa pero constructivo, no revisionista", y se mostró "orgulloso" del pasado reciente de la formación.

"Hoy es el día de reivindicar nuestro legado y homeajear al presidente saliente", dijo Casado a los medios de comunicación en referencia a Mariano Rajoy, con el que ha tenido "el honor" de trabajar los últimos años defendiendo al PP "en las peores circunstancias y en los peores lugares". "Ha merecido la pena, hemos hecho mucho por España" y además el PP tiene la "legítima ambición" de seguir con esa labor.

Reiteró su promesa repetida durante la campaña de que "si ganamos nadie perdía" y de que su rival, Soraya Sáenz de Santamaría, se podría integrar en su proyecto porque busca "un cambio de etapa pero constructivo, no revisionista", y se mostró "orgulloso de nuestro pasado reciente". Pidió que no se pierda "ni un minuto más" en hablar de procesos internos y se pueda "abrazar de nuevo" a los españoles para proponerles "el mejor proyecto para mejorar la vida de sus hijos".

Dejó claro que su compromiso es por una integración "real y al más alto nivel" y, por ello, presentará la preceptiva lista con los 35 candidatos para vocales del Comite Ejecutivo y de 30 para la Ejecutiva, pero el reparto del organigrama si él es elegido presidente se haría en la primera reunión del Comité Ejecutivo.

Espera de Rahoy que exponga su posición sobre lo hecho al frente del Gobierno y del PP y aseguró que en su equipo están "muy agradecidos y muy orgullosos" por su neutralidad, haciendo realidad el principio de "ni tutelas ni tutías" que Manuel Fraga proclamó cuando designó como su sucesor a José María Aznar. Ha mentenido una posición "impecable en todo momento, como todo un caballero que es", insistió.

Casado rechazó las acusaciones de estar situado fuera del centro derecha y se identificó como el candidato "que más ha hablado de ideas" y como el representante de "la mejor tradición de este partido pero conectado con la nueva era que nos exigen los votantes".