Sáenz de Santamaría considera una "hipótesis remota" perder

La exvicepresidenta del Gobierno y candidata a la Presidencia del Partido Popular, Soraya Sáenz de Santamaría, juzgó este jueves, último día de la campaña electoral interna, que es una "hipótesis remota" que pueda perder el Congreso Extraordinario de este fin de semana en el que se elegirá al sucesor de Mariano Rajoy.

Servimedia 19 de julio de 2018

Sáenz de Santamaría considera una "hipótesis remota" perder

Así se pronunció en una entrevista en Onda Cero recogida por Servimedia, donde recalcó que su equipo está "cada día más tranquilo y más sonriente" con respecto a los compromisarios que votarán en el cónclave del PP este sábado para elegir el futuro liderazgo de la formación.

Atribuyó a la "guerra psicológica" de los días previos a una elección que se hable de un cambio de clima y de redistribución de fuerzas en favor de Pablo Casado, su rival en las primarias. Tras los respaldos a su contrincante de numerosos cargos gallegos, valoró que los compromisarios están actuando con "absoluta libertad" y "unos son de Soraya y otros de Pablo".

Se reivindicó como la ganadora en la primera vuelta de las primarias, cuando los militantes la situaron como la primera opción, algo que le da "tranquilidad" y "legitimidad". Es más, opinó que los compromisarios también son "muy sensibles a eso". "No es lo mismo ganar que perder y los afiliados han decidido que les gustaba Soraya mayoritariamente", insistió.

En todo caso, reafirmó que no le gustaría tener que "contar" compromisarios, porque su deseo sería una lista de integración con Casado, lo que ya le transmitió en la reunión que mantuvieron el pasado martes. A pesar de la negativa de su compañero, prometió intentar "hasta el final" que cuaje esta opción.

"En este partido se valora la unidad", advirtió la que fuera 'número dos' de Rajoy en La Moncloa, para a renglón seguido alertar de que "hay que tener ambición de partido" por encima de las "ambiciones personales". "Si hacemos este ejercicio, el partido saldrá mucho más reforzado", sentenció.

Preguntada por lo que hará en el caso de que pierda el Congreso Extraordinario, pidió no dar "por hecho" nada, puesto que es "una hipótesis remota" que se dé este escenario. "Hay partido, porque los compromisarios son libres y hasta el último momento reflexionan", indicó, al tiempo que avisó de que "la euforia de las redes es una cosa y la sensatez de las cifras otra".

Se mostró convencida de que "la gente vota a favor" y reivindicó su campaña "en positivo". Explicó que su objetivo es "abrir el centro-derecha" español para recuperar los tres millones de votos que el PP perdió en el año 2015. Para ello, se comprometió a hacer un partido "abierto, dinámico" y en el que se imponga "la ejemplaridad personal y ética".

Finalmente, expresó que le gustaría que el expresidente del Gobierno y del PP José María Aznar fuese invitado al 19 Congreso Nacional del PP, a pesar de que ella no es quien "para invitar a nadie" y ello dependería en última instancia de la Comisión Organizadora del Congreso y de si el presidente de la Fundación FAES "quiere ir".