Magdalena Álvarez asegura que el accidente de Spanair fue "la experiencia más trágica que me ha tocado vivir"

Lamenta la ausencia de "sensibilidad" de la aerolínea en relación con la publicación de la lista de pasajeros.

Servimedia 18 de julio de 2018

La exministra de Fomento Magdalena Álvarez aseguró este miércoles en el Congreso de los Diputados que el accidente de Spanair en el aeropuerto de Madrid-Barajas, que se produjo durante su mandato, fue "la experiencia más trágica que me ha tocado vivir en mi vida profesional".

Así se expresó Álvarez en la comisión de investigación de la Cámara Baja sobre este accidente, donde sostuvo que "poco más puedo aportar a los hechos" que lo concluido por la Comisión de Investigación de Accidentes e Incidentes de Aviación Civil (Ciaiac) y los tribunales.

La exministra, tras expresar su "recuerdo emocionado" a las víctimas, los heridos, los familiares y los amigos, lamentó que "jamás podremos darle todo el consuelo que se merecen".

"Nadie ni nada puede reparar la pérdida, la secuela ni el dolor", añadió Álvarez, quien recordó también que compareció en el Congreso nueve días después del accidente para informar sobre el siniestro.

Además, explicó que cuando fue informada del accidente por Javier Marín, quien era el máximo responsable de Aena en ese momento, se encontraba en un avión en Palma de Mallorca para volar hacia Málaga, por lo que tuvo que pedir al comandante que le dejara abandonar la aeronave para tomar otra que le llevara a Barajas, a donde llegó sobre las 15.30 horas, apenas dos después del accidente.

Preguntada por la decisión de mantener abierto el aeropuerto madrileño, la defendió, aunque aclaró que no fue su responsabilidad. "Era lo que había que hacer", sostuvo Álvarez, quien indicó que se trató de no poner en riesgo el resto de aterrizajes de los aviones que iban a Madrid.

FALTA DE SENSIBILIDAD

Por otro lado, denunció la actitud de los responsables de Spanair en relación con la lista de pasajeros. "No encontré sensibilidad", afirmó Álvarez, quien admitió que "era dramático decirles a los familiares que no podíamos comunicar ni confirmar quienes iban en el avión".

"La lista la tenía Spanair y no sabemos los motivos por los que tardaron en entregarla", prosiguió la exministra, que lamentó que "aunque tratamos de conseguirla por todos los medios, dependíamos de la compañía para cerrar ese dolor a los familiares". En todo caso, rechazó que la situación financiera de la aerolínea pudiera tener relación con el accidente.

"Casi diez años después ese recuerdo permanece imborrable en mi memoria", prosiguió la exninistra, que aseguró que la mejora de la seguridad aérea "fue un punto esencial" desde el inicio de su mandato.

En esta línea, apuntó que la inversión de Aena entre 2004 y 2008 alcanzó los 7.500 millones de euros y defendió que en ese periodo no hubo recortes en el gestor aeroportuario.

También destacó la puesta en marcha de la Agencia Estatal de Seguridad Aérea (AESA), un "hito importante", y, ya tras el accidente, la aprobación del Reglamento de inspección aeronáutica y el de certificación de los aeropuertos españoles, además de los cambios en la normativa sobre la lista de pasajeros que fueron impulsado por la propia Álvarez en el Parlamento Europeo.

Más tarde, la comparecencia se suspendió después de que José Ignacio Echániz (PP), hablara de los ERE de Andalucía en la comisión de investigación de Spanair. El diputado cuestionó en su intervención la capacidad de gestión de la expolítica por su implicación en el caso de los ERE en Andalucía, su salida del Banco Europeo de Inversiones (BEI) o los "caos" vividos en los aeropuertos de Madrid por las nevadas o de Barcelona cuando los trabajadores de Iberia invadieron las pistas.

Tras la intervención de Echániz, que concluyó con una pregunta sobre las inspecciones realizadas a la aeronave siniestrada, la exministra acusó al diputado de "falta de respeto" con las víctimas. Además, se negó a contestar a las preguntas del diputado del PP si éste no retiraba sus declaraciones sobre su gestión, algo que provocó la suspensión de la comparecencia.

A la salida de la comparecencia, la presidenta de la asociación de víctimas del vuelo, Pilar Vera Palmés, espetó a la ministra que "nunca debería haber sido ministra de Fomento".