El Gobierno prepara la desaparición de las cabinas telefónicas

Mediante un decreto que también acabará con las guías y con el teléfono sobre números de abonados como servicio universal.

Servimedia 17 de julio de 2018

El Gobierno prepara la desaparición de las cabinas telefónicas

El Gobierno ha remitido a la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) un proyecto de real decreto por el que se acaba con la consideración de las cabinas telefónicas, las guías impresas y el servicio de información sobre números de abonados como servicio universal de telecomunicaciones.

La CNMC ha elaborado un informe en el que valora "positivamente" el decreto porque recuerda que la supresión de las cabinas, las guías y el servicio de información sobre números de abonados era una reivindicación suya desde hace años, ya que son servicios que han caído en "desuso" y "no existen razones de mercado actualmente para seguir garantizando su prestación como parte del servicio universal".

En la actualidad, Telefónica sigue estando obligada a prestar los servicios de guías y cabinas, y está previsto que finalice la fecha de prestación el 31 de diciembre de 2018. En el caso del servicio de información de números, Telefónica tenía adjudicado este servicio por un período de tres años -desde el 1 de enero de 2009 hasta el 31 de diciembre de 2011-. Con posterioridad a esa fecha no se ha convocado concurso alguno para designar al prestador de este servicio, por considerarse que el mismo ya está siendo garantizado por el mercado.

Según distintas informaciones, Telefónica pierde unos cinco millones de euros anuales por mantener en servicio las cabinas que aún quedan en funcionamiento. En lo que se refiere a las guías, a Telefónica solo le pidieron en 2017 304 ejemplares de la guía impresa.

La CNMC recuerda que en otros países se les han dado a las cabinas fuera de servicio distintos usos comerciales. Así, en Japón se han reconvertido en peceras, y en Andalucía trabajan con algunas ideas como la creación de un dispositivo instalado en la cabina y que permita cargar el móvil en plena calle. La CNMC dice que está dispuesta a escuchar sugerencias para hacer algo parecido en España.