Recuperados 342 coches robados en España tras una operación en la UE y Marruecos

La operación ha sido conjunta entre la Guardia Civil, y los cuerpos de seguridad de Alemania, Polonia, Austria y Marruecos.

Qué! 6 de julio de 2018

Una operación de la Guardia Civil con las autoridades de Alemania, Polonia, Austria y Marruecos ha permitido recuperar 342 coches robados en España y que habían sido matriculados en otros países tras su venta en el mercado de ocasión.

Según informó este viernes el Instituto Armado, han sido detenidas 24 personas en Alemania, Marruecos y España.

La investigación se inició en 2016 tras un exhaustivo y laborioso análisis de los cerca de 70.000 vehículos robados que figuran en España, que permitió constatar que gran parte de ellos habían sido matriculados en varios países de la UE y en Marruecos.

Gracias a la coordinación de Europol, la Guardia Civil pudo impulsar una operación a nivel internacional dirigida a desarticular las posibles organizaciones criminales que se encontrasen detrás de estos hechos.

Marruecos era el país que más vehículos robados en España tenía matriculados en su territorio, concretamente 121, así como 60 en Alemania, 50 en Francia, y así hasta en un total de 17 países.

Al ser España el país donde se han producido los robos referentes a esta operación, la Guardia Civil obtuvo una importante cantidad de información sobre la operativa de las distintas organizaciones criminales que actuaban en territorio nacional, pero que vendían los vehículos robados en otros países.

Las pesquisas pudieron determinar que tras los robos de coches había "organizaciones criminales espejo", que implica que los mismos integrantes desarrollaban idéntica actividad delictiva en distintos países, como en España, que una vez descubiertos, trasladaron su actividad criminal a Alemania y Polonia.

El aparato de falsificación estaba ubicado en Polonia, donde falsificaban contratos de compraventa y la documentación que debía acompañar a los vehículos, utilizando para ello impresoras profesionales que les permitía obtener copias prácticamente idénticas a las originales.

El último paso para darle salida a los vehículos robados, era hacer un reportaje fotográfico del vehículo para ponerlo a la venta en webs especializadas en el mercado de ocasión de Alemania y Polonia principalmente, siempre a un precio ligeramente por debajo del de mercado para hacerlo más atractivo.