Sáenz de Santamaría gana por la mínima y luchará con Casado por liderar el Partido Popular

Cospedal no pasa el corte, aunque desde su candidatura destacan que son "decisivos"

Servimedia 5 de julio de 2018

Sáenz de Santamaría gana por la mínima y luchará con Casado por liderar el Partido Popular
Foto: PP

Soraya Sáenz de Santamaría se impuso este jueves en la primera vuelta de las primarias a la Presidencia del Partido Popular, al sumar el 36,95% de los apoyos y obtener 1.546 votos más que Pablo Casado, con quien se disputará el liderazgo de la formación a menos que logren un acuerdo de integración previo al Congreso Extraordinario del 20 y 21 de julio.

Según transmitió en rueda de prensa el presidente de la Comisión Organizadora del Congreso (COC) del PP, Luis de Grandes, la exvicepresidenta logró el 36,95% de los votos de los afiliados que han participado por primera vez en la elección del liderazgo de la formación, tras la renuncia al puesto de Mariano Rajoy.

El que fuera vicesecretario general de Comunicación del PP concitó el apoyo del 34,30% de la militancia, en concreto 19.967 votos; mientras que María Dolores de Cospedal se quedó al margen del proceso al obtener el 25,92% de los respaldos, esto es, 15.090 apoyos de militantes.

De los 58.305 votos emitidos, José Manuel García-Margallo consiguió 680 (el 1,17%), mientras que José Ramón García-Hernández tuvo el respaldo de 668 afiliados (el 1,15%) y Elio Cabanes 185 respaldos (el 0,32%). Al final, el PP superó sus expectativas de participación y el 87% de los inscritos ejerció su derecho a voto.

Tras la votación de este jueves, Sáenz de Santamaría y Casado son proclamados candidatos oficiales a la Presidencia del PP, mientras que desde el entorno de Cospedal comentaron a Servimedia que los apoyos de la secretaria general seguirán siendo "decisivos" para elegir a la persona que tomará las riendas de Génova. Eso sí, no ocultaron su disgusto porque hasta hace unas horas pensaban que podían "arrasar".

Reseñó que la militancia ha sido "ejemplar" al expresarse por primera vez en las urnas en unas primarias nacionales. "Han participado valientemente, en libertad y han estado a la altura", valoró el presidente de la COC, para acto seguido minimizar los "roces naturales" entre los contendientes. "No ha habido descalificaciones personales y todo el mundo ha pensado en lo importante que es el partido para España", dijo elogiando a los 6 precandidatos.

Así pues, De Grandes calificó de "rifirrafes" propios de una contienda electoral el cruce de acusaciones sobre presiones entre afines a Casado y partidarios de Cospedal. Al final, según comunicó, ninguna de las quejas se formalizó ante la COC, quedándose en "categoría anecdótica".

Reconoció que es un "deseo" de la COC y del PP que pudiera conformarse una candidatura unitaria de cara al Congreso Extraordinario del 20 y 21 de julio, un extremo que en todo caso debería partir de los candidatos. "Lo que no podemos es forzar una integración que no sea querida", remachó De Grandes.