Sánchez avanzó en la moción que no habría "mimbres" para renovar la financiación autonómica

En el duelo parlamentario con Rajoy, el líder del PSOE le recriminó al entonces jefe del Ejecutivo que "se comprometió ante los presidentes autonómicos del Partido Socialista y del Partido Popular hace dos años a presentar un modelo de financiación autonómica y llevamos no solamente cuatro años de retraso en el cumplimiento de lo que marca la ley, sino casi dos años en el cumplimiento de ese acuerdo necesario para financiar nuestro Estado del bienestar, que hoy está en manos de las comunidades autónomas".

Servimedia 21 de junio de 2018

Sánchez avanzó en la moción que no habría "mimbres" para renovar la financiación autonómica
Foto: Archivo

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ya avanzó en el debate de la moción de censura que le permitió derrocar al Ejecutivo de Mariano Rajoy que no habría "mimbres" para renovar el sistema de financiación autonómica.

En el duelo parlamentario con Rajoy, el líder del PSOE le recriminó al entonces jefe del Ejecutivo que "se comprometió ante los presidentes autonómicos del Partido Socialista y del Partido Popular hace dos años -en la Conferencia de Presidentes autonómicos de enero de 2016- a presentar un modelo de financiación autonómica y llevamos no solamente cuatro años de retraso en el cumplimiento de lo que marca la ley, sino casi dos años en el cumplimiento de ese acuerdo necesario para financiar nuestro Estado del bienestar, que hoy está en manos de las comunidades autónomas".

Estas palabras, recogidas del diario de sesiones del Pleno celebrado el 31 de mayo y 1 de junio, fueron la respuesta de Sánchez a Rajoy cuando éste le recriminó que hable de buscar el consenso "después de irse de las reuniones para conseguir un pacto educativo, después de boicotear el consenso en materia de financiación autonómica que algunos queríamos hacerlo porque eso lo hicieron ustedes en el año 2009 y después de poner todas las pegas posibles en el Pacto de Toledo. ¿Qué credibilidad tiene usted, señor Sánchez, para hablar de consenso?", preguntó entonces Rajoy.

Pero más allá de estos reproches entre los entonces líderes de los principales partidos políticos, fue en la respuesta al portavoz y diputado de Foro Asturias en la Cámara, Isidro Martínez Oblanca, cuando el hoy presidente reconoció que no podrá renovar el sistema de financiación autonómica.

"Con respecto a la financiación autonómica que usted no ha tocado pero que el presidente de Asturias, evidentemente, junto con otros presidentes autonómicos, ha reivindicado en cuestiones trascendentales como puede ser el envejecimiento de la población o las dificultades que se pueden registrar en Asturias con el actual modelo, ya le digo que nosotros no vamos a resolver ni a renovar la financiación autonómica porque muy probablemente no va a haber mimbres para poder lograrlo", manifestó.

"Pero sí tiendo la mano lógicamente al Grupo Mixto y también a usted para que entre todos podamos al menos empezar a construir ese consenso necesario para financiar el Estado del bienestar que hoy está en manos de las comunidades autónomas", afirmó entonces.

COHESIÓN TERRITORIAL Y SOCIAL

Más adelante, y ante el compromiso que le hizo suscribir Compromís, Sánchez le adelantó al portavoz Joan Baldoví que "debería ser comprensivo en el sentido de que nosotros no vamos a poder resolverlo todo, pero intentaremos sentar las bases para que esa actualización del sistema de financiación autonómico se produzca cuanto antes, entre otras cosas porque nosotros, como ustedes, defendemos la cohesión social".

"Hablamos mucho de la cohesión territorial, pero también es fundamental la cohesión social, y que un gobierno esté revirtiendo a lo público la sanidad que se intentaba privatizar por la Administración del Partido Popular en la Comunidad Valenciana, lógicamente, es un tema que nos atañe y afecta. En ese sentido, señor Baldoví, a su petición le digo que trataré de estar a la altura", indicó.

El aviso de Sánchez sobre la financiación autonómica pasó algo desapercibido hasta que este martes, en la sesión de control al Gobierno en el Senado, reconoció abiertamente que no va a renovar el sistema de financiación autonómica en su conjunto, porque "no va a dar tiempo". Y al día siguiente, miércoles, en el Congreso, puntualizó que a corto plazo solo se podrá "mejorar" la financiación autonómica, pero la revisión "a fondo" solo se podrá culminar en la próxima legislatura.

Estas palabras de Sánchez, según pudo constatar Servimedia, han generado cierto malestar entre los presidentes autonómicos, al tiempo que algunos ven un "error" que no piense abordar esta cuestión y advierten de que no cejarán en su empeño de exigir al Ejecutivo, sea del color que sea, que afronte la renovación del sistema de financiación autonómica.

El PSOE, con Sánchez a la cabeza, aprobó en noviembre de 2017 una resolución de la Ejecutiva en la que decía que los socialistas consideran que, aunque "el actual modelo de financiación autonómica ha tenido un recorrido positivo jugando un papel fundamental en la puesta en marcha y consolidación del sistema de financiación de las comunidades autónomas, se trata de un modelo agotado, que precisa un replanteamiento urgente". "En el PSOE exigimos que el Ejecutivo presente su propuesta de nuevo modelo de financiación sin más dilaciones en el año 2017".