La mitad de los refugiados del mundo son niños

"En el Día Mundial del Refugiado es importante recordar las amenazas y retos a los que se enfrentan cada día los niños que se desplazan", apuntó Manuel Fontaine, director de Programas de Emergencias de Unicef

Servimedia 20 de junio de 2018

Casi la mitad de los 65 millones de personas que se han visto obligadas a abandonar sus hogares debido a la guerra o a las catástrofes naturales son niños, según recordó Unicef este miércoles con motivo del Día Mundial del Refugiado.

La organización señaló que el número de menores desplazados bate un récord histórico desde la Segunda Guerra Mundial, hasta alcanzar los 30 millones. Asimismo, advirtió de que "estos niños vulnerables necesitan acceso a servicios esenciales y de protección para estar seguros ahora, pero también soluciones sostenibles que garanticen su bienestar a largo plazo".

Por ello, pide a los líderes mundiales "redoblar sus esfuerzos para asegurar los derechos, seguridad y bienestar de los niños más vulnerables del mundo, muchos de los cuales siguen desplazados a causa del conflicto, la violencia y la inestabilidad política".

"En el Día Mundial del Refugiado es importante recordar las amenazas y retos a los que se enfrentan cada día los niños que se desplazan", apuntó Manuel Fontaine, director de Programas de Emergencias de Unicef

Sostuvo que mientras que el número de niños refugiados y desplazados forzosos ha alcanzado máximos históricos, su acceso a apoyo y servicios esenciales, como atención sanitaria o educación, está seriamente en riesgo. Solo la mitad de los niños refugiados están matriculados en Educación Primaria y menos del 25% de refugiados adolescentes acuden a la escuela Secundaria.

MENORES NO ACOMPAÑADOS

El número total de niños migrantes y refugiados que se mueven solos también ha llegado a niveles sin precedentes, ya que se multiplicó casi por cinco entre 2010 y 2015. Según Unicef, al menos 300.000 niños separados y no acompañados se registraron en unos 80 países entre 2015 y 2016, frente a los 66.000 de 2011. Sin embargo, la cifra real de niños que migran solos podría ser bastante más alta, advirtió. Estos niños corren un alto riesgo de sufrir trata de personas, explotación, violencia y abuso. De hecho, los niños constituyen el 28% de las víctimas totales de trata.

Por eso, Unicef espera que el Pacto Mundial sobre Refugiados y el Pacto Mundial sobre Migraciones, que serán aprobados a final de año, se conviertan en "el marco de trabajo para fuertes compromisos de los Estados con los derechos de los niños desarraigados en todo el mundo".