Sánchez reclama al PP "lealtad" y que "apoye al Estado" evitando la confrontación territorial

Las debilidades del anterior Gobierno son las fortalezas de este nuevo Gobierno, la regeneración democrática y la justicia social", afirmó

Servimedia 19 de junio de 2018

Sánchez reclama al PP "lealtad" y que "apoye al Estado" evitando la confrontación territorial
Foto: Archivo

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, exigió este martes al Partido Popular que sea leal y que apoye al Estado al tiempo que le reclamó que evite la confrontación territorial porque "esa estrategia comportó algún redito electoral en el pasado, pero a costa de poner en riesgo el futuro de la convivencia entre españoles".

"Apelo a su reflexión, generosidad y sentido de estado, el PSOE cuando ha estado en la oposición ha sido profundamente leal en garantizar el orden constitucional", destacó el presidente en la Sesión de Control al Gobierno en el Senado, la primera a la que se somete Sánchez.

El jefe del Ejecutivo reclamó a los populares que, ahora que están en la oposición "es lógico que pretenden ser adversarios del Gobierno, pero les pido que no lo sean del Estado".

Así, acusó al PP de azuzar "agravios" entre territorios como hicieron en la oposición al Gobierno del socialista de José Luis Rodríguez Zapatero cuando recogieron firmas en mesas petitorias para recurrir el Estatuto de Cataluña.

Ello le llevó a recordar que en 2006 había un 15% de catalanes favorables a la independencia y ahora son más del 40%, por lo que preguntó al PP si "no pueden sacar alguna conclusión de que "de aquellos polvos estos lodos".

De esta manera respondió ante una pregunta del portavoz del PP en el Cámara Alta, que le instó a que contribuya "a disipar" las "dudas" sobre los acuerdos parlamentarios alcanzados con otras formaciones políticas que le llevaron a sacar adelante la moción de censura que le convirtió en presidente del Gobierno.

Así, también remarcó que el "Partido Popular siempre va a estar donde siempre ha estado, al lado del conjunto de la sociedad española y de los principios generales de la Constitución".

Sánchez, por su parte, concluyó destacando que "las debilidades del anterior Gobierno son las fortalezas de este nuevo Gobierno: la regeneración democrática y la justicia social".

Barreiro comenzó su intervención deseando "aciertos" a Sánchez porque irán en "beneficio" de la sociedad española y recordó que accedió al Gobierno por un "hecho insólito" pero con un instrumento constitucional ante lo cual no hay nada que decir ni poner reparso", salvo que es el primer presidente que no ha ganado "nunca" unas elecciones.