El Gobierno confiesa su "preocupación" por cómo controlará Sánchez las cuentas de la Generalitat

Desde La Moncloa ya avanzaron hace un par de semanas que los controles fijados en 2015 y que suponen que la comunidad informa mensualmente al Gobierno de España sobre la ejecución de todo su presupuesto seguirían a pesar del fin del artículo 155 de la Constitución.

Servimedia 31 de mayo de 2018

El Gobierno del Partido Popular ya asume su derrota ante el previsible triunfo de la moción de censura impulsada por los socialistas y no esconde su "preocupación" por cómo gestionará el líder del PSOE, Pedro Sánchez, el control económico de la Generalitat.

Desde La Moncloa ya avanzaron hace un par de semanas que los controles fijados en 2015 y que suponen que la comunidad informa mensualmente al Gobierno de España sobre la ejecución de todo su presupuesto seguirían a pesar del fin del artículo 155 de la Constitución, lo que previsiblemente sucederá el sábado con la toma de posesión de los consejeros autonómicos.

Ahora, con la moción de censura encarrilada y Sánchez más cerca de La Moncloa que nunca, el gabinete de Mariano Rajoy alerta de que el "expediente más importante" que tendrá Sánchez con Cataluña una vez expire la aplicación del 155 será mantener el control de las cuentas. Miran con nerviosismo el futuro porque Sánchez "no ha sido nada claro" en la tribuna sobre este extremo.

Las fuentes gubernamentales consultadas también lamentan que el líder del PSOE usase hoy la expresión "dialéctica territorial" porque supone un "eufemismo que genera gran inquietud". "Si todo el problema ha quedado reducido a eso...", lamentan desde el gabinete de Rajoy, al tiempo que denuncian la falta de "claridad" de Sánchez.

Además, ven "sencillamente glorioso" que Sánchez tenga que ejecutar los Presupuestos Generales del Estado (PGE) que ha diseñado el ministro de Hacienda y Función Pública, Cristóbal Montoro, y critican que esto sea "lo único" que ha concretado Sánchez y lo haya hecho porque así "lo necesitaban" el PNV y Nueva Canarias para encumbrarle a La Moncloa.

Eso sí, dichas fuentes rechazaron boicotear en principio lo Presupuestos, que ahora continúan su trámite en el Senado, porque "costó mucho" aprobarlos y el PP es "un partido serio" que se mueve con "bastante sentido común".

Auguran que Sánchez lo tendrá difícil como presidente, dado que su Gobierno solo se sustentará en 84 diputados, frente a los 134 del PP. Piden que "no estropee mucho las cosas" después de seis años y medio enfocados a luchar contra la crisis y "tan cerca" de la consolidación económica.