Ciudadanos constata que Sánchez pagará "cualquier precio para pasar por La Moncloa un rato"

Ciudadanos considera que en la "encrucijada" actual tienen que decidir todos los españoles en las urnas, porque eso es "lo sano y lo normal" en una democracia.

Servimedia 31 de mayo de 2018

La dirección nacional de Ciudadanos constató este jueves que el secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, está dispuesto a pagar "cualquier precio para pasar por La Moncloa un rato" y sacar adelante su moción de censura contra el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy.

Tras concluir el 'cara a cara' entre Rajoy y Sánchez en el debate de esa moción de censura, el portavoz de Ciudadanos en el Congreso de los Diputados, Juan Carlos Girauta, criticó el "espectáculo muy poco edificante" que dieron ambos al "lanzarse" casos de corrupción a modo de "intercambio de basura" que confirma el empeño de los dos grandes partidos por evitar a toda costa unas elecciones generales inmediatas.

Ciudadanos considera que en la "encrucijada" actual tienen que decidir todos los españoles en las urnas, porque eso es "lo sano y lo normal" en una democracia. Sin embargo, denunció, el presidente permanece "enrocado" en su inmovilismo a pesar de la sentencia sobre el 'caso Gürtel' y el candidato quiere ser "expresidente del Gobierno" a toda costa, para lo cual está dispuesto a pagar "cualquier precio para pasar por La Moncloa un rato".

Girauta preguntó insistentemente a Sánchez "qué ha pactado con los nacionalistas" para que respalden su moción de censura, y alertó de que está en juego "la permanencia del Estado, del territorio". En ese sentido, juzgó "sumamente alarmante" que el líder socialista haya "deslegitimado el Estatuto constitucional" para legitimar el que fue declarado inconstitucional, por lo que "eventualmente cabe esperar que sea impulsado" si prospera la moción de censura.

Girauta cree que el discurso de Sánchez contiene "incongruencia tras incongruencia", por ejemplo al comprometerse a aplicar unos Presupuestos Generales del Estado que ha rechazado o al pedir a Rajoy que dimita aunque eso pueda suponer que siga gobernando el PP, cuando la sentencia judicial que esgrime no condena al presidente sino al partido.