Page ve ahora "razonable" unir a Cs y Podemos y descarta depender de los independentistas

En declaraciones a su llegada al Comité Federal que va a refrendar la moción de censura registrada por el Grupo Socialista en el Congreso de los Diputados y que se debatirá el jueves y viernes, García-Page suscribió que "la situación que vive el país es grave"

Servimedia 28 de mayo de 2018

El presidente de la Junta de Castilla-la Mancha, Emiliano García-Page, afirmó este lunes que en la moción de censura presentada por el PSOE "se abre una opción muy razonable con Podemos y Ciudadanos" para que se "pueda producir un cambio político" para que "se abra un escenario de elecciones" y se mostró convencido de que no se va a "plantear nada" con los independentistas ni se va a formar un Gobierno que dependa de sus votos.

En declaraciones a su llegada al Comité Federal que va a refrendar la moción de censura registrada por el Grupo Socialista en el Congreso de los Diputados y que se debatirá el jueves y viernes, García-Page suscribió que "la situación que vive el país es grave", porque lo es la sentencia del 'caso Gürtel' que condenó al PP como partícipe a título lucrativo, y que ello "obliga a las fuerzas democráticas a tomar una decisión". En ese sentido, dijo que entiende "perfectamente la decisión de abrir un diálogo y provocar una alternativa al Gobierno de Mariano Rajoy".

Según dijo, la moción ya ha conseguido que "todos los partidos que hasta ahora se estaban cerrando en banda hoy estén abiertos a que se abra un escenario electoral", que, en su opinión, "tiene que acabar con el PP fuera del Gobierno" con "una respuesta demcrática a la grave situación de corrupción que atesora el PP".

A partir de ahí, Page, que a finales de 2016 dio por imposible el acuerdo a dos bandas con Podemos y Ciudadanos que buscaba Sánchez, afirmó que "con la alternativa que presenta" ahora el líder socialista "se abre una opción muy razonable con Podemos y Ciudadanos para que se pueda abrir un cambio político ("un espacio razonable de entendimiento", dijo más tarde) y "que se abra un escenario de elecciones".

Preguntado por el apoyo necesario de los grupos independentistas catalanes para que salga adelante la moción, el presidente manchego, que en su día también rechazó de plano que Sánchez jugara esa baza, se mostró tranquilo: "Quiero creer y creo a pies juntillas que no vamos a plantear nada con los independentistas, con quienes les importa poco quién gobierne en España porque quieren estar fuera de España", dijo, recordando que el PSOE se sumó al acuerdo de aplicación del artículo 155 de la Constitución en Cataluña y que "no podemos estar pendientes y dependientes de los independentistas, porque eso significa ingobernabilidad".

Respecto a la fecha de las elecciones generales, dijo que "si hay un acuerdo, ese acuerdo determinará el calendario", y que los españoles no entenderían que los partidos discutieran "un mes arriba o un mes abajo", sino que "si hay un consenso de que haya una alternativa al Gobierno y que haya elecciones generales, eso tiene que ser posible", porque en último término "hay que dar la palabra a las bases...ciudadanas".