Los narcos usaban un depósito judicial de Cádiz para aparcar los coches que transportaban la droga

Dos personas han sido detenidas, el administrador y un trabajador de la empresa adjudicataria, que permitían a los narcotraficantes estacionar los vehículos en la nave durante el día, para no levantar sospechas, y su uso en horario nocturno para el transporte del estupefaciente.

Servimedia 25 de mayo de 2018

Los narcos usaban un depósito judicial de Cádiz para aparcar los coches que transportaban la droga
Foto: Twitter

La Policía Nacional ha intervenido en La Línea de la Concepción (Cádiz) un total de 11 todoterrenos robados, que eran usados por narcotraficantes para el transporte de fardos de hachís en el Campo de Gibraltar.

Según informó la Policía, los vehículos fueron localizados en las instalaciones de una empresa adjudicataria de la concesión del depósito judicial, donde pasaban totalmente desapercibidos al portar placas de matrícula falsas.

Dos personas han sido detenidas, el administrador y un trabajador de la empresa adjudicataria, que permitían a los narcotraficantes estacionar los vehículos en la nave durante el día, para no levantar sospechas, y su uso en horario nocturno para el transporte del estupefaciente.

La investigación se inició a principio del presente año. Los agentes recabaron información de una nave ubicada en el polígono de El Zabal, en La Línea, preparada para el almacenaje de vehículos todoterreno, situada en punto estratégico para las organizaciones criminales asentadas en esta zona.

TRASIEGO DE PERSONAS

Sobre las instalaciones se estableció un dispositivo de vigilancia que permitió verificar un importante trasiego de personas por los alrededores de dicha campa, intensificándose el movimiento de personas en actitud vigilante por la noche.

Fruto de las gestiones realizadas se pudo constatar que las instalaciones pertenecían a una empresa adjudicataria de la concesión del depósito judicial de los vehículos, embarcaciones y objetos intervenidos por las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad en el Campo de Gibraltar.

Los agentes comprobaron que entre todos los vehículos todoterreno intervenidos y depositados en la nave, se hallaban estacionados otros que figuraban como sustraídos y portaban placas de matrícula falsificadas, pasando totalmente desapercibidos.

El modus operandi consistía en estacionar los vehículos sustraídos en dicha nave para, posteriormente, emplearlos en horario nocturno en un alijo de fardos de hachís, siendo depositados nuevamente en dicha instalación después de transportar y guardar la droga en las zonas de guarderías, con el fin de no levantar sospecha alguna para las fuerzas policiales.