El PSOE medita la moción contra Rajoy que le pide Podemos tras la advertencia de Rivera

Moncloa se desmarca de la sentencia alegando que "no afecta en modo alguno" a Rajoy.

Servimedia 24 de mayo de 2018

El PSOE medita la moción contra Rajoy que le pide Podemos tras la advertencia de Rivera

El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, consultará mañana, viernes, con la dirección del partido qué posición adoptar tras la sentencia de la Audiencia Nacional que condena al Partido Popular como partícipe a título lucrativo de la 'trama Gürtel', una vez que Podemos le ha exigido que lidere una moción de censura y Ciudadanos haya sembrado dudas sobre la continuidad de su apoyo al PP y al Gobierno que preside Mariano Rajoy.

Desde que se conoció la sentencia de la 'Gürtel', Sánchez ha estado reunido con parte de la cúpula del PSOE en Ferraz valorando y analizando pasos, movimientos y consecuencias políticas de la situación. Los socialistas son conscientes de que, como principal partido de la oposición, tienen la "obligación" de llegar "más lejos" que Podemos o Cs.

No quieren precipitarse dada la tesitura a la que se enfrentan, conscientes de que Sánchez no se puede permitir alcanzar la Presidencia del Gobierno con los votos favorables de los independentistas, y están valorando cómo trasladar la presión a Cs, hasta ahora sostén del Gobierno del PP.

De hecho, Sánchez nunca ha descartado la posibilidad de presentar una moción de censura contra Rajoy, aunque siempre ha reconocido que "los números son difíciles".

Este nuevo escenario surgió cuando el presidente de Cs, Albert Rivera, alertó esta mañana de que la sentencia marca "un antes y un después" en su relación con el PP y "trastoca" los planes previstos para el resto de la legislatura. Será la Ejecutiva Nacional de Cs la que evalúe las decisiones a tomar, en una reunión prevista de forma ordinaria para el 11 de junio pero que se podría adelantar ante "la gravedad" de la situación.

LA SENTENCIA "LO CAMBIA TODO"

"Lo de hoy lo cambia todo", aseveró Rivera al comparecer el primero en rueda de prensa tras conocerse la sentencia, convencido de que en el actual momento España necesita un Gobierno "fuerte y limpio" y la condena por corrupción "debilita" al país y especialmente al Ejecutivo.

El secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, lanzó la pelota al terreno de juego en una breve comparecencia en el Congreso en la que señaló que la sentencia "confirma que tenemos a un partido delincuente a los mandos del Gobierno" y que "por una cuestión de dignidad democrática, la oposición deberíamos presentar una moción de censura".

Iglesias manifestó que en Podemos estarían "dispuestos a apoyar al PSOE para sacar al partido delincuente del Gobierno" y, para aumentar la presión sobre Sánchez, desde Podemos recordaron la moción de censura presentada por el PSOE en la Comunidad de Madrid "por un caso menos grave", el del máster de la expresidenta Cristina Cifuentes.

Por tanto, retó el líder de Podemos, "no se explicaría" que no esté dispuesto a hacerlo ahora en el Congreso, "donde además podría salir adelante", puesto que los partidos nacionalistas catalanes siempre han expresado su disposición a promover la conformación de un "Gobierno progresista" en España.

Tras la advertencia de Rivera y el órdago de Iglesias, Génova anunció que recurrirá la sentencia en lo que respecta a la responsabilidad civil del Partido Popular. En el PP centraron sus esfuerzos en transmitir que "en ningún caso" se conocían los hechos que se recogen en este fallo que -dicen- no afectaría a la gestión del actual Gobierno que preside Rajoy.

BATALLA ELECTORAL

Fuentes populares consultadas por Servimedia intentaron quitar hierro a esta sentencia, que, según reconocieron, imaginaban todavía más dura. No obstante, otros dirigentes de Génova esperaban que fuera más leve y aguardan con cautela los próximos movimientos de Rivera, conscientes de que la batalla electoral ya ha comenzado ante el auge de Cs en las encuestas.

Desde La Moncloa directamente se desmarcaron de la sentencia de la 'Gürtel' e incidieron en que los hechos a los que se hace referencia "no afectan en modo alguno" al gabinete que dirige Rajoy. Subrayaron además que la sentencia no es firme y destacaron que hay un voto particular de un magistrado del tribunal en el que se exculpa al PP.

En el Gobierno destacaron que "nadie" de la dirección del PP, "ni de la actual ni de las anteriores", conocía y "menos aún amparó" ninguna práctica irregular. Asimismo, enfatizaron que hay "ausencia absoluta de responsabilidad penal", porque se exige una sanción civil y no penal al PP, lo que "implica expresamente el desconocimiento de los hechos".

Apenas una hora antes de que trascendiese la noticia, Rajoy ofrecía una entrevista en la Cope en la que prometía hacer "lo posible y lo imposible" para atajar la corrupción. Reconocía que esta lacra ha hecho "mucho daño" en sus filas y defendía que el PP es "mucho más que 10 o 15 casos" de escándalos de dirigentes de su formación y que, además, ocurrieron "hace muchos años".