Sánchez pactó con Rajoy que no iban a "permitir ningún tipo de estructura paralela"

El líder del PSOE afirmó que, si se confirma lo que se está investigando por parte de la Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal (UDEF) de la Policía, sería un "hecho gravísimo".

Servimedia 24 de mayo de 2018

Sánchez pactó con Rajoy que no iban a "permitir ningún tipo de estructura paralela"
Foto: Twitter

El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, recordó este jueves que en la reunión reciente que mantuvo con el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ambos acordaron "que no íbamos a permitir ningún tipo de estructura paralela" en Cataluña.

Lo dijo en una entrevista en la Ser, recogida por Servimedia, cuando se le preguntó por la macrorredada, denominada 'operación Estela', que se desarrolla en Cataluña ante el posible desvío de 10 millones de euros de fondos públicos destinados a programas de ayuda a la cooperación y el desarrollo para financiar el 'procés'.

El líder del PSOE afirmó que, si se confirma lo que se está investigando por parte de la Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal (UDEF) de la Policía, sería un "hecho gravísimo, porque además se ha utilizado dinero público e instituciones públicas para un fin claramente espurio como es la defensa y promoción del independentismo a costa de ayudas muy necesarias en países que tienen problemas de desarrollo económico y que necesitan de la solidaridad internacional".

Indicó que se trata de una "más" del frente soberanista y de ahí la importancia del acuerdo de que no van a permitir ningún tipo de estructura paralela porque solamente está la legitimidad de las instituciones que emana del Estatut y la Constitución.

"Y esta supuesta malversación de fondos públicos tiene que ser criticada, rechazada y que se atengan a las consecuencias penales, si es que las hubiera, las personas que lo han hecho posible", concluyó el líder del PSOE minutos después de conocerse el inicio de esta operación policial.

RETIRE ERC APOYO A TORRA

El líder del PSOE continuó con su discurso centrado en ERC hasta el punto que afirmó que "lo que tiene que hacer es retirar el apoyo a un supremacista" como definió al presidente de la Generalitat, Quim Torra, porque entiende que un partido de izquierda no puede apoyar a un "supremacista".

Reconoció que no tiene interlocución con ERC, pero que "no tendría ningún problema" en tenerla, aunque dijo que eso le corresponde a los socialistas catalanes, pero dejando las "cosas claras" porque, no es que esté siendo "duro" con su discurso sino "firme" porque "esto no es cuestión de táctica electoral".