El 95% de los pisos 'Airbnb' del centro de Madrid dejarán de serlo dentro de un mes

El delegado de Desarrollo Urbano Sostenible del Ayuntamiento defiende que el "excesivo número" de pisos turísticos en el centro "hay que reducirlo drásticamente".

Servimedia 10 de mayo de 2018

El 95% de las viviendas que actualmente se destinan a alquiler turístico en el centro de Madrid dejarán de estar autorizadas a serlo porque el Ayuntamiento les exigirá una entrada independiente como a los hoteles.

Así lo anunció este jueves el delegado de Desarrollo Urbano Sostenible, José Manuel Calvo, en la rueda de prensa posterior a la Junta de Gobierno, en la que compareció para explicar el inminente Plan Especial de Estalecimiento Turísticos que el Ejecutivo local aprobará inicialmente en un mes y que presentó el martes en la Mesa del Turismo.

Además del ya conocido criterio de 90 días anuales destinados a este uso que marcará el que una vivienda se considere oficialmente de uso turístico con licencia de sector terciario, Calvo reveló que a estos pisos catalogados como turísticos se les exigirá en el distrito Centro y los barrios aledaños como Chamberí, Salamanca o Arganzuela contar con una entrada independiente desde la calle, como al resto de establecimientos hoteleros.

El delegado reconoció que este requisito "es muy estricto", pero lo justificó por la necesidad de que el "excesivo número" de pisos turísticos en el centro "hay que reducirlo drásticamente". Según sus cálculos, con esta exigencia "el 95% de las viviendas que operan como tales ya no podrán operar". Eso sí, recordó, "pueden dedicarse al alquiler estable", que al Ayuntamiento le "interesa promocionar" para mejorar la cantidad y calidad de viviendas que se arriendan y abaratar los precios.

Colateralmente, afirmó que en el centro se impedirán también los cambios de uso residencial a terciario, para combatir el "mobbing inmobiliario" que dijo que le consta que se está produciendo: propietarios que tratan de echar a sus inquilinos para destinar el piso a uso terciario. De esta forma, si les consiguen expulsar, tendrán que seguir destinando la vivienda a alquiler estable.