Detenidos en Andalucía 13 miembros de dos bandas que se liaron a tiros por un robo de hachís

Las primeras averiguaciones indicaron que varios individuos habrían realizado disparos con armas cortas sobre los ocupantes de un furgón, con el resultado de un herido de bala y otro con diversas contusiones, todo ello relacionado con un "vuelco" (robo de drogas entre organizaciones rivales).

Servimedia 27 de abril de 2018

La Guardia Civil ha detenido en Cádiz y Sevilla a 13 integrantes de dos bandas rivales de narcotraficantes que protagonizaron un tiroteo en una autopista tras un intento de robo de hachís.

Según informó el Instituto Armado, en la llamada 'operación Snap-At' también se han cursado tres órdenes de detención internacional. A éstos y a los arrestados se les imputan los delitos de tráfico de drogas, tenencia ilícita de armas, homicidio en grado de tentativa, lesiones y pertenencia a organización criminal.

En el marco de esta actuación se han realizado 17 registros domiciliarios, en los que se han incautado más de 1.500 kilogramos de hachís, varias armas de fuego, más de 134.000 euros en efectivo y numerosos efectos para hacerse pasar por miembros de las fuerzas de seguridad.

La operación se inició tras conocerse un tiroteo producido en la carretera A-471, a la altura del kilómetro 44,500, sentido Sevilla. De manera simultánea se recibió una comunicación por parte de la Policía referente a que en el hospital de San Lúcar de Barrameda (Cádiz) estaban siendo atendidos dos individuos, que podrían haber estado implicados en el tiroteo y que contaban con diversos antecedentes por tráfico de drogas.

ASALTO EN MARCHA

Las primeras averiguaciones indicaron que varios individuos habrían realizado disparos con armas cortas sobre los ocupantes de un furgón, con el resultado de un herido de bala y otro con diversas contusiones, todo ello relacionado con un "vuelco" (robo de drogas entre organizaciones rivales).

La inspección ocular del furgón, que había quedado en la vía tras sufrir un accidente, reveló nueve impactos de bala. Además, a la altura del vertedero de Trebujena (Cádiz), se encontró un camión frigorífico que contenía 52 fardos de hachís y presentaba varios impactos de bala en la puerta del copiloto.

En el interior de la cabina del vehículo también se encontró una pistola detonadora marca BBM Bruni modelo 92, encasquillada y modificada para efectuar fuego real y con el número de serie borrado, así como restos de sangre.

Los investigadores determinaron que se trataba de un robo de drogas por parte de organizaciones rivales y se inició una investigación. Se averiguó por un lado la existencia de una organización afincada en la zona de la desembocadura del río Guadalquivir, responsable de distintos alijos por vía marítima y, por otro, la de una organización responsable del robo de la droga, asentada en la provincia de Sevilla, aunque con miembros en Sanlúcar que captaban información y participaban activamente en los golpes.

REPRESALIA TRAS EL ATAQUE

Para llevar a cabo los 'vuelcos' se pertrechaban con chalecos antibalas y anti fragmentación, de los utilizados tanto por el Ejército como por las Fuerzas de Seguridad, así como de luces lanza destellos y gran cantidad de elementos alusivos a distintos Cuerpos de Seguridad.

La explotación de la operación determinó que la banda afincada en Sevilla interceptó el camión cargado con la droga a la altura de la A-480 cuando circulaba en dirección a Chipiona, disparando en repetidas ocasiones para obligar a sus dos ocupantes a detenerse, y que uno de esos disparos hirió al conductor. Posteriormente los asaltantes apartaron el camión de la vía cerca del vertedero para cambiar la droga de vehículo, para lo que habían alquilado una furgoneta en Sevilla.

Tras llegar los dos ocupantes del camión heridos al hospital de Sanlúcar, dieron el aviso a los miembros de su banda de que habían sido asaltados y que les habían robado la droga. Salieron éstos al encuentro de la organización de Sevilla, llegando a localizar la furgoneta de alquiler y comenzar un nuevo tiroteo con los ocupantes de la misma, mientras huían hasta que la furgoneta de alquiler resultó accidentada.

Debido al dispositivo policial que se había organizado, y en el que se implicaron tanto Guardia Civil, como Policía Nacional y Policías Locales de las poblaciones cercanas, el resto de los integrantes de la organización afincada en Sevilla emprendió la huida, dejando abandonado el camión con la carga en su interior.