Así se fraguó la operación de lavado de cara de la reina Letizia a doña Sofía

Este fin de semana todo fueron risas y complicidad entre ambas reinas. Algo difícil de creer.  

Qué! 9 de abril de 2018

Las alarmas saltaron en la Casa Real tras conocer que se había filtrado el polémico vídeo en el que se podía ver a la reina Letizia impidiendo que doña Letizia pudiera fotografiarse junto a las infantas Leonor y Sofía. 

Los desencuentros entre ambas eran más que conocidos por los trabajadores de Zarzuela y, a pesar de que mucho se había rumoreado en los medios de comunicación, lo cierto es que nunca habíamos visto un desplante de estas características.

Ante la repercusión que desató el vídeo, que fue comentado en informativos, tertulias, programas, periódicos y revistas, tanto de España como en el extranjero, los asesores de la Casa Real tuvieron que ingeniar cuanto antes un 'lavado de cara' para frenar el daño a la imagen que se estaba haciendo a la Corona. 

Esos asesores, coordinados en todo momento con los monarcas, buscaron una ocasión para que todos los miembros de la Familia Real coincidieran. En abril estaba prevista la intervención en la rodilla del rey Juan Carlos. Algunas fuentes apuntan a que esa operación se adelantó a este sábado. 

En cualquier caso ese día vimos la primera escenificación. Muchos lo definen como un "teatro" difícil de creer. Ante las cámaras, la reina Letizia se bajó del coche que conducía su marido, y le abrió la puerta a su suegra que viajaba en el asiento de atrás.

Al día siguiente, la escena se repitió aunque con algunos cambios. Ese domingo la reina Letizia abrió la puerta trasera del coche, la infanta Leonor se bajó, y le tendió la mano a su abuela para que descendiera. 

Después doña Sofía posó con sus nietas ante la prensa.