Asesinan a tres mujeres embarazadas en México para robarles sus bebés

Solo un bebé fue rescatado con vida. Ha habido una gran conmoción social.

QUÉ! 6 de abril de 2018

Asesinan a tres mujeres embarazadas en México para robarles sus bebés
Foto: Archivo

Alba, Jessica y Jenny Judith fueron asesinadas, las cuatro en apenas una semana, para robarles el bebé de su vientre, después de ser engañadas. Solo un bebé fue rescatado con vida.

Tal y como informa 'El Correo', la última muerte ocurrió en la madrugada de ayer en Xalapa (Veracruz). Ambas estaban juntas cuando, sobre las cuatro de la tarde una mujer blanca, identificada posteriormente como Brianda Padrón, le preguntó por el sexo del futuro bebé, ofreciéndole incluso ropa de regalo que tenía en su casa. Jenny, embarazada de nueve meses, y la mujer subieron a un taxi para ir a la población cercana de Punta Arena.

La madre de Jenny se extrañó cuando la chica de 23 años no llegó a casa el martes. Denunció su desaparición, pero no se conformó con esperar a los resultados de la búsqueda policial. Con los datos anteriores, ella misma salió a buscarla. 

La madre localizó al taxista y llegó hasta la casa de la mujer. Los vecinos dijeron no saber nada de su hija, pero comentaron que vieron a Brianda con un bebé envuelto en sábanas en la carretera. Sobre la medianoche, familiares y vecinos encontraron el cadáver de Jenny Judith en un solar, con el vientre rajado hasta el útero y las vísceras brotando de su abdomen. A su lado encontraron papeles blancos y azules, hojas de afeitar y un bolso rosa. Las autoridades han distribuido la foto de la homicida y ofrecen una recompensa de 50.000 euros por información que conduzca a su captura.

Finalmente, el bebé fue recuperada el pasado jueves.

HACERSE LA BUENA SAMARITANA, LA LLAVE

En Tabasco trascendió que Alba Lizbeth Jiménez Chable, embarazada de ocho meses, se montó en un taxi 'pirata' junto a su hijo de 3 años en Nacajuca y apareció muerta, desnuda, golpeada y apuñalada en una carretera. El niño, abandonado a su suerte, fue posteriormente rescatado. También fueron los familiares quienes, extrañados porque no había llegado a su destino, denunciaron a la Policía su desaparición.

Días antes, una tragedia aún peor. Ocurrió en Tampico, Tamaulipas. Jessica Gabriela Hernández, de 20 años y embarazada de ocho meses, desapareció el martes de la pasada semana. La encontraron sin vida y sin su bebé el sábado, después de que una mujer, de nombre Cynthia Fátima, se presentara en el hospital diciendo que había abortado. Las incoherencias en su relato llevaron a las autoridades hasta su casa, donde finalmente encontraron el cuerpo de Jessica debajo de la cama, envuelto en una bolsa de plástico.

Haciéndose la buena samaritana, Cynthia invitó a Jessica a ir a su casa para recoger ropa para la bebé. Jéssica murió "por shock hipovolémico (pérdida de sangre y líquidos) a causa de una herida punzocortante de cavidad abdominal, lo que indica que habrían intentado sacar a la niña con vida, pero provocaron su muerte por insuficiencia respiratoria aguda, shock hipovolémico e hipotermia", según recoge el informe médico.

Tras el crimen, Cynthia continuó su farsa en la redes sociales. El domingo, Cynthia y su marido Omar Enrique fueron detenidos.