Cuándo y por qué solicitar un minicrédito

Al hecho de que las cantidades que se demandan en los minicréditos no tienen porqué ser excesivas (al contrario) y a que el plazo para saber si se ha aceptado la solicitud o no es mínimo, se suma el hecho de que, en cuanto que se da luz verde, se puede contar con el dinero en la cuenta y sin tener que dar mayores explicaciones sobre en qué se va a emplear.

Qué! 22 de marzo de 2018

Cuándo y por qué solicitar un minicrédito
Foto: Archivo

La duda entre solicitar un minicrédito o no viene, en muchas ocasiones, de la falta de información de los mismos, no porque éstos no puedan llegar a convertirse en un gran aliado. Tanto es así que en los casos más extremos, en esos en los que se puede llegar a los temidos números rojos en la cuenta bancaria, acaba por resultar mucho mejor el optar por un minicrédito que el permitir que esta situación de insolvencia tenga lugar. Lo ideal, como es lógico, es ver qué tipo de contrato se tiene con el banco en cuestión, pero por algo tan insignificante como recibir el aviso de que se ha llegado a esa situación ya se realizará un cobro por parte de la entidad bancaria.

El cobro mencionado dependerá del banco pero por un par de euros en negativo puede ser de 40-50 euros. Visto así, parece mucho más lógico el optar antes por un minicrédito para solucionar el problema temporal y poder hacer frente a la situación que se tiene. De hecho, precisamente para esto fueron creados los minicréditos: para poder pagar gastos no muy elevados o para hacer frente a determinados imprevistos y como tal hay que contemplarlos.

Por qué han tenido tanta aceptación los minicréditos

Se puede decir que las empresas que hay detrás de los minicréditos han sabido ver una necesidad y han aprovechado para ofrecer al público lo que, exactamente, necesitaba. No hay que olvidar que incluso ahora, y de acuerdo al último informe publicado por Eurostat, nuestro país se sitúa en la cola de la lista en lo que a la tasa de empleos disponibles se refiere (con un 0,7% de ellos sin cubrir) En otras palabras, sigue habiendo un claro problema en lo que al trabajo se refiere y con empleos precarios (de haberlos) no es de extrañar que, en algún que otro momento, se requiera de algún ingreso extra.

Al hecho de que las cantidades que se demandan en los minicréditos no tienen porqué ser excesivas (al contrario) y a que el plazo para saber si se ha aceptado la solicitud o no es mínimo, se suma el hecho de que, en cuanto que se da luz verde, se puede contar con el dinero en la cuenta y sin tener que dar mayores explicaciones sobre en qué se va a emplear.

Por otro lado, también resulta de lo más cómodo porque justo en el momento en el que se precisa ese dinero extra se puede hacer la solicitud desde la comodidad del hogar, sin tener que llevar a cabo desplazamiento alguno y sin tener que contar con un importante volumen de documentos que acrediten la situación financiera actual del solicitante. De hecho, hasta se puede acceder a minicréditos sin necesidad de contar con una nómina.

El único consejo a tener en cuenta antes de solicitar un minicrédito es el asegurarse bien de la cantidad de dinero que se va a necesitar y del plazo en el que se prevé que se podrá devolver sin muchas dificultades. Con esta información, y desde el primer momento, se podrá saber cuánto dinero habrá que devolver, con lo que también se evita la letra pequeña y sorpresas desagradables de última hora.




Servicios recomendados

Aviso legal

Copyright © Titaniun Gourmet, S.L, Madrid. 2013. Datos registrales: constituida en Madrid e inscrita en el Registro Mercantil de Madrid el 19 de julio de 2011 al Tomo 29049, Folio 73, Sección 8, Hoja M 523089, inscripción 1ª - C.I.F.: . B- 86237815 con domicilio social en Calle Alfonso XI, 4 y correo electrónico de contacto webque@que.es. Incluye contenidos de la empresa citada, del diario Qué Copyright © Titaniun Gourmet S.L., y, en su caso, de otras empresas del grupo de la empresa o de terceros.