Theresa May acusa a Rusia de intentar asesinar al ex espía ruso y su hija

Theresa May también anunció que ningún representante de la familia real británica acudirá al Mundial de Rusia 2018.

QUÉ! 14 de marzo de 2018

La primera ministra británica Theresa May ha acusado públicamente a Rusia de ser culpable del intento de asesinato del ex espía doble ruso Sergei Skripal y de su hija. 

"No hay otra conclusión alternativa, aparte de que el estado ruso fue culpable del intento de asesinato de Skripal y su hija, y de amenazar las vidas de otros ciudadanos británicos en Salisbury (...)Esto representa un uso ilegal de la fuerza por parte del Estado ruso contra el Reino Unido", ha dicho.

El exespía Skripal, de 66 años, y su hija Yulia, de 33, fueron encontrados inconscientes frente a un centro comercial en Salisbury, al sur de Inglaterra, el pasado 4 de marzo. Tras estar ingresados en estado crítico, se sospecha que han sido envenenados con un agente nervioso de origen ruso.

CONSECUENCIAS INMEDIATAS

La primera ministra de Reino Unido ha anunciado que se expulsarán a un total de 23 diplomáticos rusos. "Bajo la Convención de Viena, Reino Unido expulsará ahora a 23 diplomáticos rusos que han sido identificados como oficiales de inteligencia no declarados", ha señalado en el Parlamento británico.

"Congelaremos los activos del estado ruso donde tengamos la prueba de que pueden ser utilizados para amenazar la vida o la propiedad de nacionales o residentes de Reino Unido", ha continuado, añadiendo que "las expulsiones más importantes de Londres en 30 años degradarían la capacidad de la inteligencia rusa en Reino Unido". Calificó además de "completo desprecio" la reacción por parte de Rusia, ofreciendo "una oportunidad de que se expliquen mejor".

EL MUNDIAL DE RUSIA, EN EL OLVIDO

Theresa May también anunció que ningún representante de la familia real británica acudirá al Mundial de Rusia 2018: "Ningún mandatario ni ningún representante de la familia real británica asistirá a la Copa del Mundo de Rusia de este próximo verano".

Se rompen de este modo "todos los contactos bilaterales de alto nivel" entre ambas naciones.