La estrategia de Ana Julia Quezada para eludir la acusación de asesinato

La investigación continúa con Ana Julia ha llevado a las autoridades a encontrar las ropas del niño en un contenedor de una urbanización llamada Retamar a 30 kilçometro de la finca donde la presunta asesina enterró el cuerpo de Gabriel.

Qué! 14 de marzo de 2018

La estrategia de Ana Julia Quezada para eludir la acusación de asesinato
Foto: Qué!

Ana Julia Quezada, la mujer detenida por secuestrar y asesinar, presuntamente, al pequeño Gabriel Cruz pasará este miércoles a disposición judicial. Tras haber afrontado su tercera noche en dependencias de la Guardia Civil en Almería, la que fuera novia del padre de menor, espera la decisión del juez que, a buen seguro, confirmará en las próximas horas su entrada en prisión preventiva. 

Ante el magistrado, Quezada volverá a insistir en una versión de los hechos, que ya ayer avanzó, y que de convencer al juez le permitiría eludir una acusación por asesinato. Según dijo a los investigadores de la Guardia Civil, el pequeño Gabriel quiso golpearle con un hacha. Ella habría podido arrebatársela, y después golpeó al menor. 

De prosperar esta versión, Quezada eludiría una acusación por asesinato, que cuando la víctima es un niño acarrea la pena de prisión permanente. En caso de no haber sido planeado, podría considerarse como homicidio (10 a 15 años) o incluso homicidio imprudente (uno a cuatro años), recuerda 'El Mundo'. 

La Guardia Civil, no obstante, no da credibilidad a toda su versión y apunta a que todo forma parte de un plan premeditado.

CONFESIÓN

La presunta autora del delito confesaba ayer, entre lágrimas, que discutió con Gabriel, le dio un "mal golpe" con la parte roma de un hacha en la cabeza y a continuación lo asfixió. Esta declaración llega después de haberse negado a declarar desde el domingo, día en el que se la arrestó con el cadáver del pequeño Gabriel en el maletero de su coche. La declaración la ha hecho delante de la Guardia Civil y de sus abogados.

Según la abogada de Ana Julia, Beatríz Gámez, la sospechosa ha colaborado con la Guardia Civil para la investigación del caso. "La declaración policial ha sido hoy, ayer simplemente fueron dos registros, hoy ya le han preguntado y ha colaborado" declaró Gámez a la salida de la Comandancia de Almería. "Mañana ya pasará a disposición judicial" concluyó la abogada.

A continuación, Ana Julia se ha ofrecido a colaborar con la Guardia Civil y se ha dirigido a la finca propiedad del padre en Rodalquilar para poder encontrar, contrarreloj, más pruebas para poder hacer el atestado completo y que sea lo más concluyente posible para el juez que instruye el caso.

La investigación continúa con Ana Julia ha llevado a las autoridades a encontrar las ropas del niño en un contenedor de una urbanización llamada Retamar a 30 kilçometro de la finca donde la presunta asesina enterró el cuerpo de Gabriel.