El padre de Gabriel también sospechó de su novia horas antes de que fuera detenida

Movimientos extraños, móviles desaparecidos y archivos borrados llevaron a la Guardia Civil a alertar al padre. 

Qué! 12 de marzo de 2018

El padre de Gabriel también sospechó de su novia horas antes de que fuera detenida
Foto: Facebook

La Guardia Civil ya sospechaba de Ana Julia Quezada desde hacía varios días. Su nombre formaba parte de la primera línea de investigación por varios motivos. Entre otros, porque fue la última persona que vio a Gabriel con vida el pasado 27 de febrero. 

También fue ella quien localizó una camiseta del menor en una zona por la que ya había pasado los equipos de rescate y los perros policía. La prenda, que contenía restos de ADN del pequeño, fue una de las pistas que apuntaron directamente hacia Quezada. 

Además,  cuando la Guardia Civil pidió a todos los integrantes de la familia que entregaran todos sus aparatos electrónicos, Ana Julia aseguró que su móvil lo había perdido. La primera vez lo tiró en unos matorrales pero un grupo de voluntarios lo encontró. Después lo volvió a perder. Además las fuerzas de seguridad han confirmado que la detenida borró archivos de su ordenador. 

La Guardia Civil le seguía el rastro con el objetivo de intentar dar con el paradero del menor, al que confiaban encontrar vivo. 

EL PADRE DEL MENOR, AL TANTO

Según el periodista Manu Marlasca, los agentes le comunicaron a Ángel Cruz que había muchas sospechas sobre su pareja horas antes de proceder a la detención de Ana Julia. No obstante, le pidieron que "hiciera vida normal", que no diera síntomas de desconfianza hacia su pareja. Que no sospechara.   

Horas más tarde, la mujer era detenida tras encontrarse en el maletero de su coche el cadáver del niño. Lo movió del pozo en el que se encontraba a otro lugar, por miedo de que el cadáver pudiera ser descubierto.