Rajoy recibirá a las 'kelis' en Moncloa y se desentiende de la "huelga a la japonesa" de Cifuentes

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, se comprometió este martes a recibir en el Palacio de la Moncloa a las camareras de piso o 'kelis', en una intervención en el Senado en la que también afirmó que no se reconoce en la "huelga a la japonesa" que la presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes, se ha propuesto hacer en el Día Internacional de la Mujer, en el que las feministas han convocado una huelga.

Servimedia 6 de marzo de 2018

Lo hizo a pregunta de la senadora de Nueva Canarias, María José López Santana, en la sesión de control al Gobierno interesándose sobre qué medidas concretas va a adoptar el Ejecutivo para mejorar las condiciones de las camareras de piso.

En un discurso que mantuvo a la vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría, con un semblante circunspecto, López Santana narró la jornada laboral en condiciones "deplorables" de las camareras, limpiando 20 habitaciones en menos de 12 minutos por dos o tres euros, haciendo 40 camas y empujando un carro de más de 100 kilos o cargas en ambos brazos. Denunció que por la reducción de plantilla sufren trastornos musculares, óseas y ansiedad, y que no pueden pedir la baja por miedo a ser despedidas, más la externalización o sus pensiones irrisorias. Lo calificó de "crueldad laboral" e ironizó con que se pida a estas mujeres que hagan "huelga a la japonesa", como la presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes, este jueves, día de la mujer.

Rajoy comenzó diciendo que no se reconoce en la apelación a la huelga a la japonesa, y se confesó "impactado" por el relato de la senadora canaria. Dijo que éste es de los temas que deberían discutirse más a menudo en las cámaras, admitió que las camareras de piso son imprescindibles para el turismo y que es necesario mejorar sus condiciones, como de hecho PSOE y PP abordaron en la negociación de presupuestos y se declaró dispuesto a ampliar su tratamiento en lo respectivo a las enferemedades laborales. "Probablemente tengamos que aumentar la plantilla de la Inspección de trabajo", admitió. "Le pido que me ayude a intentar resolver el problema", finalizó.

López Santana confesó ser hija de gobernanta y sobrina y prima de camareras de piso, agradeció mucho el tono a Rajoy en su primera respuesta y dijo que le recogía el guante y le pidió que se comprometiera a recibirlas en Moncloa a que le contaran su historia. "Tiene usted mi palabra de que recibiré en Monloa a quien usted me diga", prometió Rajoy, reconociendo que España debe mucho a la personas que han trabajado para que sus hijos tengan un futuro mejor.