La economía española creció un 3,1% en 2017, según ha confirmado el INE

Son ya tres años consecutivos en los que el PIB experimenta un crecimiento de más del 3%.

Servimedia 1 de marzo de 2018

La economía española creció un 3,1% en 2017, según ha confirmado el INE
Foto: Twitter.

El Instituto Nacional de Estadística (INE) confirmó este jueves que, como resultado de la agregación de las estimaciones correspondientes a los cuatro trimestres del año 2017, el PIB a precios corrientes se situó en 1.163.662 millones de euros, lo que supone un aumento del 3,1% respecto al año anterior.

De esta manera, el PIB español encadena tres años consecutivos con crecimientos superiores al 3%, después de las alzas del 3,4% en 2015 y del 3,3% en 2016. Los datos de Estadística reflejan que de la tasa de crecimiento del 3,1% en 2017, la demanda nacional aportó 2,8 puntos y la demanda exterior tres décimas.

Según informó el INE, el PIB español registró un crecimiento trimestral del 0,7% en el cuarto trimestre de 2017. Esta tasa es la misma que la estimada para el tercer trimestre. El crecimiento respecto al mismo trimestre del año anterior se sitúa en el 3,1%, tasa similar a la del trimestre precedente.

La contribución de la demanda nacional al crecimiento anual del PIB registrada en el cuarto trimestre de 2017 fue de 3,2 puntos, dos décimas superior a la del tercer trimestre. Mientras, la demanda exterior presentó una aportación de -0,1 puntos, dos décimas inferior a la del trimestre anterior (+0,1%). En concreto, las exportaciones de bienes y servicios disminuyen 1,2 puntos su crecimiento, pasando del 5,6% al 4,4%; y las importaciones disminuyeron siete décimas su crecimiento, del 5,9% al 5,2%.

DETALLE DE LA DEMANDA

El INE explicó que atendiendo a los dos principales componentes de la demanda nacional, el gasto en consumo final presentó entre octubre y diciembre una variación interanual mayor que la registrada en el tercer trimestre (+2,5% frente al +2,1%), mientras que la formación bruta de capital fijo registró un crecimiento similar (+5,6%).

El gasto en consumo final de los hogares experimenta un crecimiento interanual del 2,5%, una décima superior al del tercer trimestre, como consecuencia del comportamiento conjunto de los distintos tipos de bienes y servicios que lo integran.

Por su parte, el gasto en consumo final de las administraciones públicas presentó una variación interanual del 2,4%, un punto superior a la del trimestre precedente.

La formación bruta de capital fijo registró un crecimiento del 5,6%, tasa similar a la del trimestre anterior; la inversión en construcción disminuyó en tres décimas su variación interanual, pasando del 5,1% al 4,8%; y la inversión en bienes de equipo aceleró su crecimiento al 7,9%.

EMPLEO

En cuanto al empleo de la economía, en términos de puestos de trabajo equivalentes a tiempo completo, éste registró una variación trimestral del 0,5%, tres décimas inferior a la experimentada en el tercer trimestre del año (+0,8%). En términos interanuales, el empleo presenta una tasa del 2,9%, similar a la del trimestre precedente. Esta evolución supone un incremento neto de unos 506.000 empleos equivalentes a tiempo completo en un año.

A escala agregada, tanto la industria como la agricultura presentaron tasas de crecimiento inferiores a las registradas en el trimestre anterior. La variación de la agricultura fue del 2% (frente al 3,4%) y la de la industria del 3,2% (frente al 3,3%).

Por el contrario, la construcción aumentó su tasa anual en 1,9 puntos, hasta el 6,6%; y los servicios mantuvieron su crecimiento respecto al tercer trimestre en el 2,6%.

De la consideración conjunta del crecimiento del PIB trimestral y de los datos de empleo ocupado, el INE señala que se deduce que la tasa de variación interanual de la productividad aparente por puesto de trabajo equivalente se mantiene en el 0,2%.

En cuanto al crecimiento de la productividad aparente por hora efectivamente trabajada, éste alcanza una tasa del 1,2%, una décima inferior a la registrada en el tercer trimestre del año (1,3%).

Por lo que respecta a la distribución primaria de las rentas, la remuneración de los asalariados se incrementó del 3,4% al 3,5% en tasa interanual en el cuarto trimestre de 2017.

El crecimiento del coste laboral por unidad de producto (CLU) se sitúa en el 0,0%, lo que supone 1,2 puntos por debajo de la variación experimentada por el deflactor implícito de la economía (+1,2%).