Movimientos católicos se suman a la huelga feminista del 8-M

Los movimientos católicos admiten que hay una violencia de género estructural insoportable que atenta "a la vida".

Servimedia 28 de febrero de 2018

Movimientos católicos se suman a la huelga feminista del 8-M

Los movimientos especializados de Acción Católica Hermandad Obrera de Acción Católica (HOAC) y Juventud Obrera Cristiana (JOC) se suman a la movilización feminista del 8 de marzo, Día Internacional de la Mujer, para denunciar que "las mujeres continúan sufriendo en su dignidad".

En concreto, su apoyo es "para visibilizar las discriminaciones que sufren las mujeres trabajadoras en el acceso y en el empleo, y dar voz a tantas mujeres heridas por este sistema patriarcal, deshumanizador y tan contrario a los planes de Dios para la humanidad".

Así lo afirman en un manifiesto que han elaborado con motivo de esa jornada, en la que organizaciones feministas y sindicatos convocan a una huelga laboral, estudiantil, de cuidados y de consumo a todas las mujeres. En este contexto, HOAC y JOC proclaman en su manifiesto, desde su fe cristiana, "que la dignidad de la persona es sagrada e inviolable".

Las citadas organizaciones católicas se hacen eco de datos como que la brecha salarial se sitúa en el 30%; que más de dos millones de mujeres "quieren trabajar y no pueden" y que "existe una violencia de género estructural insoportable que atenta directamente a la vida", en referencia a la violencia machista que acabó con la vida de 48 mujeres en 2017.

Desde su sentimiento como "Iglesia encarnada en la sociedad junto a quienes sufren las injusticias", HOAC y JOC revindican también un cambio del sistema económico y cultural, que la conciliación familiar sea "real", que se cumplan las leyes de igualdad y que se promueva "una educación basada en valores de igualdad, respeto, solidaridad, empoderamiento y complementariedad, en la que se derrumben cánones impuestos de feminidad y masculinidad que no permiten desarrollarnos de manera integral como personas libres".