Detienen al 'Rafita' por su implicación con una banda que robaba coches... y queda en libertad solo una hora después

Los hermanos, Eduardo, Ricardo y Daniel, también han sido detenidos.

QUÉ! 23 de febrero de 2018

Detienen al 'Rafita' por su implicación con una banda que robaba coches... y queda en libertad solo una hora después
Foto: Archivo

La Policía Nacional ha dejado libre esta mañana a Rafael García Fernández, alias El Rafita, condenado por el asesinato y violación de Sandra Palo en 2003, cuando tenía 14 años. Se le relaciona con una banda muy activa dedicada al robo y despiece de vehículos en la Cañada Real Galiana de Madrid y en Alcorcón, aunque según los investigadores no era un miembro activo de la organización.

A las 11.00 horas se ha presentado con su abogado en la comisaría de Vallecas Villa al saber que estaba en busca y captura. Tras declarar durante una hora ha sido puesto en libertad a la espera de declarar ante el juez. En principio, sólo se le atribuye el hecho de que varias piezas robadas fueron colocadas en su vehículo, por lo que ha vuelto a salir de la comisaría en calidad de imputado.

Según los agentes, los hermanos, Eduardo, Ricardo y Daniel, también detenidos son un clan de mercheros especializado en este tipo de fechorías y que eran apellidados como los carroñeros ya que podían robar un coche y desmontarlo en piezas en menos de una hora. Uno se dedicaba a robar los coches y otro a despiezarlos. Dos residían en Alcorcón en unas viviendas del Ivima, la empresa de vivienda pública de la Comunidad de Madrid.

En la operación Wagen han intervenido agentes del GOIZ 2, de la Brigada de Seguridad Ciudadana y de la Policía Municipal de Madrid. En total, han sido detenidas 42 personas. Se han intervenido un total de 49 coches, 15 de ellos sustraídos y 34 con varias piezas robadas. Además, se están analizando más de 80 motores y centralitas para comprobar su procedencia, tal y como ha informado la Policía.

Para el traslado del vehículo robado a los talleres clandestinos contaban con un coche lanzadera que avisaría de la eventual presencial policial. Otros miembros del clan eran los encargados del desmontaje inmediato del coche y embalaje de las piezas solicitadas, mientras que otros realizaban el transporte de las mismas.