Uno de los autores del robo del siglo en Francia confiesa su delito al creer que había prescrito

Su golpe a una sucursal de la Société Générale en Niza, en 1974, está considerado como el robo del siglo en el país galo. El principal sospechoso cometió un error de aficionado y ahora se enfrenta a una condena de 10 años.

Alfonso Mata 14 de febrero de 2018

Uno de los autores del robo del siglo en Francia confiesa su delito al creer que había prescrito
Foto: Twitter

En 1976 una sucursal del banco francés Société Générale en Niza fue atracada por un grupo de ladrones. Los cacos se llevaron 46 millones de francos, unos 30 millones de euros, a través de un túnel que habían cavado aprovechando la red de alcantarillas de la ciudad francesa. En aquella ocasión, hasta se permitieron estampar un mensaje en uno de los muros para dejar constancia de su profesionalidad: "Sin armas, sin odio, sin violencia".

Albert Spaggiari fue el único imputado por el golpe. Spaggiari logró escapar de la justicia en 1977, cuando saltó por una de las ventanas de la oficina del juez de instrucción cuando estaba siendo interrogado. Fue condenado a cadena perpetua en ausencia, pero murió una década más tarde sin haber pisado una prisión, tal y como informan desde 'El País'.

Tras 40 años, otro de los implicados, Jacques Cassandri, de 74 años, comparece ante los juzgados para dar explicaciones sobre el atraco. "El rapado", así se le conoce en el mundillo, ya estuvo detenido a comienzos de los años setenta por su implicación en una trama de tráfico de drogas conocida como French Connection pero jamás se le relacionó con el atraco

En 2010 escribió 'La verdad sobre el caso de Niza' bajo el seudónimo de 'Amigo'. En sus páginas explicaba todos los detalles del golpe a la sucursal y otros, que llamaron la atención de las autoridades. Cassandri fue identificado como el autor y la policía encontró en su disco duro una copia del manuscrito.

Cassandri cometió un error. Si bien es cierto que el delito había prescrito , no tuvo en cuenta que, en Francia, los delitos de blanqueo de dinero no tienen fecha de caducidad.

Finalmente, Cassandri ha reconocido su participación en el atraco, pero asegura que solo recibió una parte ínfima, dos millones de francos del botín que nunca se recuperó. 

Ahora, Casandri se enfrenta a una condena de 10 años.