Vuelven las nevadas copiosas al norte por una masa de aire polar

Avisos en 23 provincias por temporal de nieve -con la cota entre 400 y 600 metros- o de mar.

Servimedia 1 de febrero de 2018

Febrero se estrena este jueves con un cambio brusco en el tiempo porque la llegada de una masa de aire de procedencia ártico-marítima traerá un nuevo episodio de nevadas a cotas bajas del norte peninsular al menos hasta el próximo domingo, lo que ha obligado a la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) a activar el aviso rojo por riesgo extremo en Asturias y Cantabria.

A últimas horas de este miércoles y durante la pasada madrugada llegó un frente por el Cantábrico que barrió el norte de la península y alcanzó Baleares, según señaló a Servimedia la portavoz de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet), Delia Gutiérrez.

Gutiérrez indicó que esa perturbación atlántica "va a dejar abierto un flujo del norte que viene desde latitudes prácticamente polares y con recorrido marítimo, con lo cual viene aire frío y cargado de humedad". Ese aire del norte, marcadamente frío y húmedo, dará lugar a un episodio de nevadas que puede extenderse al menos hasta este domingo y dejar acumulaciones importantes de nieve.

Tras el paso del frente, la península quedará entre un anticiclón en el Atlántico y una zona de bajas presiones en el Mediterráneo. "Esa configuración facilita que el aire llegue con recorrido desde latitudes muy altas. Irán entrando sucesivas bandas nubosas y las nevadas pueden ser copiosas", añadió.

La entrada de aire frío producirá un descenso generalizado de las temperaturas en la península y Baleares, especialmente en la mitad norte peninsular, con caídas térmicas de entre seis y ocho en zonas montañosas en apenas 24 horas. La cota de nieve bajará a entre 400 y 600 metros, e incluso a altitudes inferiores de forma ocasional.

FRÍO INVERNAL

El viento del norte contribuirá a aumentar la sensación de frío. No en vano, buena parte de la mitad norte peninsular se congeló la pasada madrugada y se quedará durante este día por debajo de 10ºC.

Gutiérrez indicó que caerán cantidades "significativas" de nieve en las comunidades cantábricas, especialmente en Asturias, Cantabria, País Vasco, Navarra y el norte de Castilla y León.

No en vano, Meteorología ha activado avisos por temporal de nieve o de mar en 23 provincias. Destaca el aviso rojo (riesgo extremo para hacer actividades al aire libre) entre las 18.00 horas de este jueves y el mediodía de este viernes en Cantabria (Liébana, con 40 centímetros de espesor, y el centro y el valle de Villaverde, con 20 centímetros) y Asturias (Cordillera Cantábrica y Picos de Europa, con 40 centímetros, y centro y Valles Mineros, con 20 centímetros).

Además, la Aemet ha activado el aviso naranja (riesgo importante) por nevadas en zonas de Asturias (suroccidental), Burgos (Condado de Treviño), León y Palencia (Cordillera Cantábrica), Navarra (centro y vertiente cantábrica), Álava (cuenca del Nervión y Llanada) y Guipúzcoa y Vizcaya (interior), donde se acumulará entre cinco y 20 centímetros de grosor de nieve.

También hay aviso naranja por fenómenos costeros en el litoral de A Coruña, Lugo y el oeste de Asturias, donde las olas podrán alcanzar los seis metros.

En menor medida, la nieve también llegará a amplias zonas de Cataluña, como el Valle de Arán (Lleida) y toda la provincia de Barcelona y de Girona, excepto el litoral, así como a las sierras del sureste de Andalucía (en Granada y Jaén) y a las montañas de Lugo y Ourense.

RECOMENDACIONES

Ante la previsión de nevadas, la Dirección General de Protección Civil y Emergencias recomienda que, si es imprescindible viajar por carretera, conviene llevar cadenas o neumáticos de invierno, ir muy atento y tener especial cuidado con las placas de hielo, además de informarse de la situación meteorológica y el estado de las carreteras, extremar las precauciones, revisar el vehículo y atender las recomendaciones de Tráfico.

Además, aconseja revisar los neumáticos, el anticongelante y los frenos, y tener la precaución de llenar el depósito de carburante, así como llevar ropa de abrigo y un teléfono móvil con batería de recambio y/o cargador de automóvil.

En el caso de estar atrapado en la nieve, recomienda permanecer en el coche con la calefacción puesta renovando cada cierto tiempo el aire y vigilar que el tubo de escape no esté obstruido para evitar que los gases penetren en el interior del vehículo.

En caso de quedar aislado y necesitar ayuda, no hay que intentar resolver la situación por sí mismo, sino tratar de informar y, salvo que la situación sea insostenible, esperar asistencia.

Ante los vientos en la costa, aconseja procurar alejarse de la playa y de otros lugares bajos que puedan ser afectados por las elevadas mareas y oleajes que suelen generarse ante la intensidad de vientos fuertes, no poner en riesgo la vida por intentar captar imágenes espectaculares, tener en cuenta que el mar adquiere condiciones extraordinarias en esas situaciones y puede arrastrar a personas, y evitar estacionar los vehículos en lugares que puedan verse afectados por el oleaje.