Sáenz de Santamaría: "Puigdemont sólo puede ser elegido con una flagrante violación de la ley"

En una entrevista a la Cadena Cope, Sáenz de Santamaría subrayó que el informe de los letrados del Parlamento de Cataluña "es muy claro" sobre la imposibilidad de una investidura telemática y advirtió de que el Ejecutivo central tomará "todo tipo de medidas" para impedir cualquier atajo legal de los independentistas. Por otra parte, criticó que Ciudadanos cediese un diputado a los populares para conformar grupo parlamentario en el Parlament. 

Servimedia 18 de enero de 2018

Sáenz de Santamaría: "Puigdemont sólo puede ser elegido con una flagrante violación de la ley"

La vicepresidenta del Gobierno de España, Soraya Sáenz de Santamaría, afirmó este jueves que Carles Puigdemont sólo podría volver a ser elegido presidente de la Generalitat de Cataluña "con una flagrante violación de la ley", por lo que le pidió que "piense en Cataluña y hasta en el independentismo" y dé "un paso atrás" en su empeño de ser investido en la distancia desde Bruselas.

En una entrevista a la Cadena Cope recogida por Servimedia, Sáenz de Santamaría subrayó que el informe de los letrados del Parlamento de Cataluña "es muy claro" sobre la imposibilidad de una investidura telemática y advirtió de que el Ejecutivo central tomará "todo tipo de medidas" para impedir cualquier atajo legal de los independentistas.

"Puigdemont ha llegado al final del trayecto y puede adoptar medidas poco racionales porque es a lo que nos tiene acostumbrados pero no puede ser el presidente de la Generalitat y lo sabe", sentenció. "No va a ser presidente de la Generalitat y, si pensara en Cataluña y hasta en el independentismo, daría un paso atrás pero ya estamos acostumbrados a que Puigdemont y su entorno no hace lo que le viene mejor a Cataluña e incluso al independentismo, porque solo atiende a lo que le viene mejor a él".

Sáenz de Santamaría explicó que una investidura de Puigdemont sin estar presente en el Parlamento autonómico sería fraudulenta y con él no sería posible porque "tiene en España una orden de búsqueda y captura" que las Fuerzas de Seguridad del Estado aplicarían de innmediato en cuanto pise territorio nacional.

Además, señaló que la aplicación del artículo 155 de la Constitución no concluirá con el debate de investidura en el Parlamento de Cataluña sino con la toma de posesión del nuevo presidente, que en esta ocasión excepcional recibirá del Gobierno de España, pues tiene asumidas las competencias autonómicas.

Sáenz de Santamaría recalcó que "no es suficiente la investidura" para poner fin al 155 porque se necesita que el nuevo presidente "asuma físicamente ese cargo", lo que invalidaría que Puigdemont fuera elegido desde Bruselas, asumiera allí las competencias y dirigirera la acción de gobierno desde Bélgica.

Recordó que "el tiempo es inexorable" con los tiempos pues ahora existen diez días para presentar un candidato a la investidura y a partir de ahí empiezan a correr el plazo máximo de dos meses para que sea investido y tome posesión. Si no lo hace, tendrían que repetirse las elecciones autonómicas del pasado 21 de diciembre.

LA VICEPRESIDENTA TACHA DE INCOMPRENSIBLE EL COMPORTAMIENTO DE CIUDADANOS

Sáenz de Santamaría tachó de "incomprensible" el comportamiento de Ciudadanos, que rechaza ceder uno de sus diputados al PP en el Parlamento de Cataluña para que, con los cuatro que ya tiene, sume los cinco necesarios para conformar un grupo parlamentario.

"Para mí es incomprensible y creo que Ciudadanos tiene que dar una explicación a la ciudadanía", sentenció. "Esto no es una carrera por ver quién es el primero en el constitucionalismo sino por que el constitucionalismo sea el primero en Cataluña".

Sáenz de Santamaría defendió que "el constitucionalismo debe tener voces" en Cataluña para frentar el discurso separatista y, al privar al PP de grupo parlamentario propio, permite que los independentistas tengan "mayoría en las comisiones".

Además, destacó que Ciudadanos "pierde capacidad para presentar iniciativas" porque en ocasiones hace falta que dos grupos parlamentarios firmen una misma propuesta y el PP estaría dispuesto a hacerlo por afinidad ideológica, mientras que la formación de Inés Arrimadas no pude esperar lo mismo del Partido Socialista de Cataluña o de En Comú Podem.

La vicepresidenta del Gobierno criticó duramente que Ciudadanos tendrá que explicar a sus votantes este comportamiento y sobre todo tendrá que aclarar "por qué se priva de un aliado y de un partido que ha demostrado que va a defender la Constitución y la ley" en Cataluña.