La riqueza financiera de los hogares españoles creció un 4,3% en el tercer trimestre de 2017

Solo el sector de las administraciones públicas acabaron 2017 con déficit en sus cuentas, mientras que entidades financieras y hogares consiguieron superávit.

Servimedia 15 de enero de 2018

La riqueza financiera neta de los hogares españoles se situó en 1,33 billones de euros al final del tercer trimestre de 2017, un 4,3% más con respecto al registro del mismo periodo del año anterior.

Según los datos publicados este lunes por el Banco de España, este indicador sube por sexto trimestre consecutivo y permanece por encima del billón de euros, encadenando ya 17 trimestres consecutivos.

En relación con el PIB, los activos financieros netos representaron el 115,8%, ratio que es 0,7 puntos porcentuales superior a la de septiembre de 2016.

Hasta el tercer trimestre del año y en términos acumulados de cuatro trimestres, las operaciones financieras netas de los sectores residentes presentaron un superávit de 24.000 millones de euros, equivalente al 2% del PIB, frente al 2,1% observado en el conjunto de 2016.

Por sectores institucionales, las sociedades no financieras y el sector de hogares obtuvieron unos saldos positivos del 2% y del 0,8% del PIB, respectivamente. Las instituciones financieras mostraron un superávit del 2,3% del PIB, mientras que el sector de las administraciones públicas registró un déficit del 3,1% del PIB en el mismo período.

Por su parte, la deuda bruta de las sociedades no financieras y de los hogares alcanzó los 1,84 billones de euros al final del tercer trimestre de 2017, un 159,9% del PIB y 8,5 puntos porcentuales por debajo de la ratio registrada en el mismo trimestre del año anterior.

Por sectores institucionales, la deuda no consolidada representó en el mismo período un 98,1% del PIB en las sociedades no financieras y un 61,8% en los hogares.

En cuanto al total de activos financieros del sector de hogares, este alcanzó al final del tercer trimestre de 2017 un importe de 2,11 billones de euros, un 2,8% superior al observado en el mismo trimestre del año anterior.

En relación con el PIB, los activos financieros totales de los hogares representaron un 183,2% en el tercer trimestre de 2017, lo que significa 1,8 puntos porcentuales menos que un año antes.

Por componentes, el grueso de los activos financieros de los hogares se encontraba a finales del tercer trimestre en efectivo y depósitos (el 40% del total), seguido de participaciones en el capital (25%), seguros y fondos de pensiones (17%) y participaciones en fondos de inversión (14%).

Las participaciones en fondos de inversión fueron el componente que más incrementó su peso en los activos financieros de los hogares (con un aumento de 1,4 puntos porcentuales) en este último año, mientras que el peso del efectivo y depósitos fue el que más cayó (-1,1 puntos porcentuales).