TRIBUNALES | Jordi Sánchez (ANC) reconoce que el referéndum fue "ilegal"

El expresidente de la Asamblea Nacional Catalana (ANC) y diputado electo por Junts per Catalunya ha reconocido que el "referéndum del 1 de octubre fue ilegal".

Servimedia 11 de enero de 2018

El expresidente de la Asamblea Nacional Catalana (ANC) y diputado electo por Junts per Catalunya, Jordi Sánchez, ha reconocido ante el juez del Tribunal Supremo Pablo Llarena que el "referéndum del 1 de octubre fue ilegal" y que "desde febrero de 2015 hubo una hoja de ruta con ANC, Ómnium, ERC y CDC" para alcanzar la independencia.

Sánchez ha renegado de la vía unilateral para conseguir la independencia y ha asegurado que renunciará a su escaño, es el número dos de la candidatura de Carles Puigdemont, si la formación que representa se decanta por vías unilaterales para lograr la secesión.

En una declaración que se ha prolongado por espacio de dos hora y media no ha podido negar su presencia en las concentraciones de los días 20 y 21 de septiembre ante la sede de Economía pero ha insistido en que siempre abogó por el civismo de las movilizaciones ciudadanas. "No hubo actos violentos, sí vandálicos", reconoció.

Sánchez ha sido el primero a declarar. Ha respondido a los fiscales Fidel Cadena y Jaime Moreno, y no ha querido responder a la acusación popular ejercida por el partido Vox.

La declaración de Sánchez se ha centrado en lo sucedido durante el asedio a la Consejería de Economía de la Generalitat que dificultó la realización de un registro judicial ordenado por el Juzgado de Instrucción número 13 de Barcelona en esta dependencia el pasado 20 de septiembre.

Sánchez ha explicado al juez que pidió junto con Jordi Cuixart y el diputado y cantante Lluis Llach que los manifestantes se fueran a casa desde un escenario instalado en la zona y no subidos a los coches de la Guardia Civil que participaban en el dispositivo judicial de registro.

Los `jordis´, en prisión preventiva desde el 16 de octubre por orden de la magistrada de la Audiencia Nacional Carmen Lamela, pidieron declarar ante el juez juno con el exconseller Joaquim Forn para explicarse sobre el fondo de los hechos que se les atribuyen. Tras su declaración, sus abogados presentarán sendos escritos solicitando su libertad. En caso de que no les sea concedida, pedirán el traslado a prisiones catalanas y la posibilidad de asistir a las sesiones del Parlament, tal y como ya ha solicitado el exvicepresidente de la Generalitat Oriol Junqueras.

Forn y Sánchez han resultado elegidos en la lista del PDeCat por Barcelona para el Parlament en las elecciones que se celebraron el 21 de diciembre. El juez Llarena sitúa a los tres imputados que hoy declaran en el eje central de la hoja de ruta para conseguir la independencia de Cataluña y considera que con su actuación alentaron la aparición de tumultos violentos.

El juez considera a Forn un elemento fundamental dentro de la supuesta conspiración para la rebelión porque sospecha que ordenó la pasividad de los Mossos d'Esquadra ante las movilizaciones callejeras favorables a la independencia.

Llarena decidió el pasado 4 de diciembre que el exvicepresidente Oriol Junqueras, Joaquim Forn y los líderes de ANC y Òmnium Cultural siguieran en la cárcel, provisionalmente, para evitar que vuelvan a incitar a una "explosión violenta" en el proceso independentista. Ese mismo día Llarena decidió dejar en libertad bajo fianza de 100.000 euros a seis exconsellers catalanes.

Los 'jordis' entraron en prisión preventiva el pasado 16 de octubre y los exconsellers el 2 de noviembre, imputados por un delito de rebelión por su participación en el proceso hacia la declaración unilateral de independencia, además de otros delitos.