Las multas de tráfico tendrán un formato más comprensible a partir de febrero

Así lo ha anunciado la delegada de Medio Ambiente y Movilidad, Inés Sabanés.

Servimedia 11 de enero de 2018

Las multas de tráfico que impongan la Policía Municipal de Madrid o los radares tendrán un formato más comprensile a partir del mes de febrero, en lo que es un avance del llamado Proyecto Comunicación Clara, que aspira a facilitar a los ciudadanos la comprensión de todas las notificaciones que envíe el Ayuntamiento.

Así lo anunció en la rueda de prensa posterior a la Junta de Gobierno la delegada de Medio Ambiente y Movilidad, Inés Sabanés, que explicó que se acordó con su homólogo de Participación Ciudadana, Transparencia y Gobierno Abierto, Pablo Soto, también presente en la rueda, que las multas, que generan dos millones de notificaciones al año, eran una parcela ideal para probar el proyecto Comunicación Clara.

Así, dijo que desde febrero del año pasado la Direccion General de Gestión y Vigilancia de la Circulación colaboró con la de Transparencia y Atencion al Ciudadano para diseñar un nuevo modelo del impreso 9.1.1, el de notificación de multas, que aligera el lenguaje, incluye más imágenes y cambia el membrete 'Notificación de denuncia e incoación de expediente sancionador' por el de 'Denuncia por infracción de circulación. Multa'. Además, da más visibilidad a la posibilidad de pago voluntario con descuento de la mitad del importe, a la que aseguró que ya se acogen más de la mitad de los multados, frente al 12% que lo hacía en 2005.

Soto comentó sobre el proyecto en general que fue "impulsado directamente por la alcaldesa", Manuela Carmena, que han participado los serviicios jurídicos, la gerencia, la coordinación de Alcaldía y el Área de Desarrollo Urbano Sostenible además de la suya y de la de Sabanés, y que ha contado con la colaboración de la Fundación del Español Urgente, Fundeu, en la mejora del lenguaje, y de la entidad Prodigioso Volcán en el diseño. 

Explicó también que, en una encuesta interna entre 1.100 funcionarios municipales, más de la mitad contestaron que la legibilidad en la comunicación debía mejorarse y que en alguna ocasión algún ciudadano les había expresado quejas al respecto.