Continúan las huelgas en los aeropuertos de Barajas y El Prat

El aeropuerto madrileño no volverá a la normalidad hasta el próximo 8 de enero, una vez concluidas las vacaciones. Por su parte, se mantendrán paros parciales en el aeropuerto catalán hasta el 21 de diciembre, antes del inicio de la huelga, que será el 24.

Alejandro Cañas 19 de diciembre de 2017

Se avecinan unas vacaciones navideñas complicadas para todos aquellos que tengan que regresar a sus lugares de procedencia en avión. Sobre todo, si parten desde el aeropuerto de Adolfo Suárez Madrid-Barajas. Prosegur, empresa de trabajadores encargados de la seguridad y control de pasajeros, no llegó a un acuerdo con el Sindicato Autónomo de Trabajadores, por lo que se mantendrá la huelga convocada que va desde el 21 de diciembre hasta el 8 de enero.

El motivo reside en la reivindicación de los trabajadores, que quieren unas condiciones de trabajo "alejadas de la precariedad y mínimamente dignas". Jordi Montejo, miembro del comité de huelga, aseguró que la empresa "no ha hecho nada" para ponerle solución a este problema.

A pesar de ello, afirmó que los trabajadores "están dispuestos a seguir negociando" pese a que considera que "no tiene pinta de que se solucione pronto. La huelga convocada tiene cuatro franjas horarias, que son: de 5:30 a 6:30, de 10:30 a 11:30, de 14:00 a 15:00 y de 19:00 a 20.00.

HUELGA PARCIAL EN EL PRAT

Menor gravedad reviste la situación en el aeródromo de Barcelona El Prat. A diferencia de lo ocurrido con los trabajadores de Madrid-Barajas, la huelga no durará hasta enero, sino que será parcial entre los días 21 y 24 de diciembre.

La reunión que mantuvieron el comité de empresa de Iberia Barcelona y el sindicato UGT no llegó a ningún punto en común, por lo que se mantendrán los paros convocados en tres franjas horarias: de 05:00 a 09:00, de 12:00 a 19:00 y de 20:00 a 00:00.

Según el miembro de comité de huelga, Omar Minguillón, corroboró que Iberia "sufre una falta de personal para cubrir las necesidades reales" pese a ser 2.000 trabajadores en la plantilla. Además, denunció que los acuerdos pactados con los sindicatos por parte de la dirección "no se han cumplido". Aun así, mostró su total disposición "a negociar" para evitar los paros.