Inés Arrimadas (C's), reforzada tras el debate de este domingo previo al 21-D

La candidata de Ciutadans se confirma como líder del bloque constitucionalista, que según las últimas encuestas podría conseguir la mayoría sin el apoyo de los comunes.

Javier Navarro 18 de diciembre de 2017

Raro y atípico, en la linea del resto de la campaña, el debate de este domingo ni sorprendió, ni marcó grandes diferencias. Pocos votos podían decidirse en un coloquio que, como presumía antes de celebrarse, no sería más que la continuación de lo expuesto hasta ahora.

El bloque secesionista, asentado en el mismo inmovilismo que reprochan, no hico más que incidir en su desesperación desde la irracionalidad y el sentimiento. Tal fue la representación que Carles Mundó -exconsejero y representante en el debate de ERC- llegó a caer en la falta de respeto hacia Inés Arrimadas, a quien llegó a calificar de "candidata de laboratorio".

Fue la líder de Ciudadanos, precisamente, la que mejor aprovechó la coyuntura para terminar sacando una lectura positiva de la charla. Segura y decidida, esquivó incluso el ataque de tos que intentó boicotearla en su primera intervención.

Arrimadas, más precisa que el resto, consiguió confirmarse como la candidata más seria y estable de un bloque constitucionalista que cojea por parte de un Xavier García Albiol insulso y un Iceta descafeinado que aparenta cierta indecisión.

Así, las encuestas se muestran más apretadas que nunca. El bloque de los comunes, que en ningún momento ha dejado clara su postura, pierde credibilidad en favor de los unnionistas y ERC se confirma por delante de unos Junts per Catalunya descabezados y representados por un Rull incómodo ante los flashes.