Así ha sido el cambio de discurso de los políticos ante las elecciones del 21-D

A cinco días de las elecciones, el mensaje de los políticos ha ido variando. 

Qué! 16 de diciembre de 2017

Carles Puigdemont: La cabeza visible del procés ha sido quien más ha modificado su discurso desde el 1-O hasta ahora. Inicialmente, su alegato versaba sobre independencia y los "males" que desde Madrid le provocaban a Cataluña; pero en la actualidad sus apariciones vienen centradas en las consecuencias de la presunta declaración de independencia. Desde Bélgica, su pre-campaña se ha dirigido hacia la liberación de los ex consellers encarcelados, su supuesta detención en cuanto pise suelo español y en criticar duramente las instituciones existentes, como las propias de la UE. "Su tono se ha mantenido directo y potente, favorecido por el entorno prácticamente alegal en el que se encuentra. No ha dado respuesta a las muchas preguntas que los propios catalanes se llevan haciendo sobre el nuevo camino que está tomando el procés, pero no parece que eso le importe ni a él ni a sus incondicionales" afirma Miguel Ángel Rodríguez Caveda, COO de 3AWW.

Oriol Junqueras: Promotor de la independencia desde mucho antes que el propio Puigdemont apareciera en la escena nacional, el presidente de Esquerra Republicana de Cataluña ha llevado por bandera su fidelidad a una Cataluña independiente incluso desde la cárcel. Desde Estremera, donde se encuentra preso desde el 2 de noviembre, aseguró que se mantendría "en pie y hasta la victoria", aunque en las últimas semanas ha dado una vuelta de tuerca a su discurso, con la esperanza de poder hacer campaña electoral y presentarse a las elecciones: el ex vicepresidente de la Generalitat redacta cartas dirigidas a periódicos internacionales y responde la correspondencia de simpatizantes y 'fanáticos' que le llega a Estremera. Además, aparentemente motivado por Carles Puigdemont, quien animó a los ex consellers encarcelados desde Bélgica a "perseverar" en su integridad, Junqueras anunció acatar el 155 por "imperativo legal".

Desde la cárcel, Junqueras está tratando de mostrar una versión de sí mismo mucho más humana de la que nos tenía acostumbrados, manteniéndose fiel a sus seguidores y haciéndose cercano para esa parte del pueblo catalán que ansía la independencia, pero buscando menor conflicto. Según Miguel Ángel Rodríguez Caveda, "el vicepresidente cesado está tratando de apaciguar la imagen que venía dando de sí mismo, redirigiendo su discurso de forma que continúa gustando a unos, mientras calma la tensión ante los otros".

Inés Arrimadas y Miquel Iceta: Formar parte de la oposición nunca resultó tan difícil como lo está siendo para los líderes de Ciudadanos en Cataluña y Partido Socialista de Cataluña, pese a los vaticinios de las encuestas que sitúan, a ambos, en una posición teóricamente cómoda ante sus adversarios independentistas. Tanto Inés Arrimadas como Miquel Iceta se mostraron, inicialmente, unidos en su discurso ante el independentismo (ninguno apostaba por esta vía), una postura que parecía que se iba a mantener de cara a las futuras elecciones dando lugar a posibles coaliciones, pero que hoy en día parece muy lejana.

Pese a ese acercamiento inicial frente a la brecha independentista, Iceta fue modificando su discurso desde el momento en el que la vorágine electoral se inició. Sí esgrimió, a principios del mes de octubre, que se debía "arreglar" la situación "dialogando, negociando y pactando", afirmación a la que se ha ido sumando, con el paso de los días, un discurso más cercano al independentismo que hacia la unidad de España. De hecho, sus declaraciones, hoy por hoy, sostienen ciertos aires populares y tintes cercanos a una posible independencia (de los catalanes hacia las instituciones españolas), mostrando a un discurso dubitativo y cambiante según avanza la pre campaña electoral.

Arrimadas, por su parte, ha sido dentro de los actores principales, quien se ha mostrado, junto al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, más fiel a su postura con respecto al procés. Mientras que otros protagonistas como Puigdemont, Junqueras o Iceta, han desviado su discurso del independentismo hacia una pre campaña populista de atracción de votos, la líder de Ciudadanos no ha cesado en su alegato por mantener a Cataluña y a los catalanes dentro de España, además de en alentar de los "males" que el procés puede acarrear para dicha comunidad autónoma.

Mariano Rajoy: El otro "combatiente" en este conflicto, el presidente del Gobierno, ha venido mostrando una actitud firme pero no muy participativa ante el proceso electoral. Fiel a conservar la cautela ante los problemas, Rajoy Brey se ha mantenido resguardado bajo el paraguas de la ley y la Constitución, ofreciendo declaraciones muy a posteriori o dejando a otros hablar en su lugar en momentos importantes. Según afirma Miguel ángel Rodríguez Caveda, "este es el caso de la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, quien, dentro del ejecutivo, está siendo la voz que más está despuntando, ofreciendo declaraciones con un tono que destaca por su dureza y su firmeza. Rajoy solamente habla cuando cree que es imprescindible. Hay quien dice que es poco, pero como estrategia no le ha ido mal de momento".