Iglesias apuesta por "entendimiento entre progresistas que a lo mejor no opinan lo mismo sobre la independencia"

Cree que Cataluña necesita "estar en una pantalla diferente" y en España es "ineludible y urgente" sacar al PP del Gobierno para revertir una "involución democrática" que tiene ya consecuencias "gravísimas".

Servimedia 15 de diciembre de 2017

Iglesias apuesta por "entendimiento entre progresistas que a lo mejor no opinan lo mismo sobre la independencia"
Foto: Archivo

El secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, espera que las elecciones del próximo día 21 en Cataluña permitan un "entendimiento entre progresistas que a lo mejor no opinan lo mismo sobre la independencia".

En una entrevista en RAC1, se mostró convencido de que Catalunya En Comú-Podem, la candidatura encabezada por Xavier Domènech, tendrá un papel "determinante" para liderar una estrategia "que defienda los derechos nacionales en Cataluña en unos términos más eficaces de los que hemos visto hasta ahora".

Dejó claro que los posibles pactos los decidirán los inscritos en esa formación, pero su apuesta es por "espacios de entendimiento entre otogresistas que a lo mejor no opinan lo mismo sobre la independencia", pero que pueden "facilitar caminos de negociación" que acaben permitiend a los catalanes decidir su futuro. "Eso a veces lleva más tiempo y es más complejo de lo que algunos pensaron", apuntó.

Preguntado expresamente por la posibilidad de un acuerdo entre Catalunya En Comú-Podem, PSC y ERC, respondió que "podría ser deseable" si además diera pie a un acuerdo para "cambiar de gobierno en España". Sin embargo, dejó claro que se hace cargo de las "enormes dificultades" que comportaría alcanzarlo por los "vetos cruzados" y el actual "envenenamiento" de la situación.

Defendió, sin embargo, que Cataluña necesita "estar en una pantalla diferente" y en España es "ineludible y urgente" sacar al PP del Gobierno para revertir una "involución democrática" que tiene ya consecuencias "gravísimas".

"EXPRESIONES FASCISTAS"

Iglesias considera que una victoria de Ciudadanos en las elecciones de la próxima semana sería "un drama para Cataluña" porque sus planteamientos son "de extrema derecha", y apuntó que esa posibilidad demuestra un proceso "enormemente peligroso de derechización de la sociedad" hacia posiciones que hace un tiempo "eran entendidas como indecentes o poco razonables".

En su opinión, la estrategia de los independentistas ha contribuido a fortalecer al "bloque monárquico" que tras el discurso del Rey se alineó en la defensa de la aplicación del artículo 155 de la Constitución, visibilizando un "movimiento reaccionario de nacionalismo español dentro del cual hay expresiones fascistas".

Esa involución probablemente no se habría producido, explicó, si se hubiera facilitado una aproximación entre las formaciones que en Cataluña y en el resto de España defienden el derecho a decidir "aunque queramos decidir cosas diferentes" y sabiendo que ese objetivo solo se puede alcanzar si en paralelo se da un "proceso de democratización en España".

Reprochó en ese sentido a los independentistas que hayan presentado a España como una especie de "caricatura" en la que a todo el mundo le gustan los toros y escucha a Manolo Escobar y a Rocío Jurado. "Con todos mis respetos", apuntó, España no es solo ese tipo de escenas, y en política "ser naíf es un crimen".

Acusó a los independentistas de haber presentado a España como "fachilandia", ignorando los discursos de una izquierda española que ha dicho cosas con las que antes nadie se atrevía, y reprochó al PDECat que votara junto al PP para evitar la moción de censura al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, o para que Domènech no fuera presidente del Congreso. En aquel momento al que era portavoz del PDECat, Francesc Homs, le pudo "el instinto de clase", aseguró, y votó con quienes "le iban a meter en la cárcel".