Muere el ex-legionario que fue apaleado por llevar unos tirantes de España

Recibió una brutal paliza el pasado 8 de diciembre en Zaragoza. El motivo, llevar la bandera de España en los tirantes.

Martín Velarde 12 de diciembre de 2017

Muere el ex-legionario que fue apaleado por llevar unos tirantes de España
Foto: Policía

Con una barra de hierro en la cabeza y por detrás. Así fue el ataque a Víctor L. (Barcelona, 55 años), que ha terminado con su vida. El nivel de gravedad de las lesiones en el cerebro es tal, que la situación de la víctima es irreversible, tal y como el equipo médico ha informado a la familia. 

El ataque se produjo, según varios, en la calle de Antonio Agustín, por dos jóvenes que previamente habían intimidado a la víctima por llevar unos tirantes con la bandera de España.

La Policía ya ha abierto una investigación, de la que se ha hecho cargo la Brigada de Información de la Jefatura Superior, ya que los autores podrían ser radicales de izquierda o incluso pueden pertenecer a algún grupo antisistema. Testigos informaron a los agentes que uno de los agresores había pagado con una tarjeta de crédito días antes en un establecimiento de la zona. Esta fue la línea que la Policía utilizó para llegar a uno de los presuntos agresores que ya han sido detenidos y cuya identidad todavía no ha trascendido.

"De cualquier forma, las lesiones fueron causadas entre los dos ya que lo atacaron por la espalda, sin posibilidad de defensa y puestos de acuerdo (...). Hay que tener mucha maldad y muchos perjuicios ideológicos para matar a alguien por llevar una bandera de España ", explicaron amigos de Víctor L. al 'Heraldo'

Víctor L. ingresó en el hospital Miguel Servet con un grave y avanzado traumatismo craneoencefálico. Presentaba entonces cuatro coágulos en el cerebro. Decidieron inducirle el coma para descomprimir la zona. A pesar de los esfuerzos, los médicos no consiguieron frenar ni retrasar la muerte cerebral.

Las agresiones pudieron haber llegado a raíz de una discusión que tuvieron Víctor y los dos agresores en el interior de un bar. De hecho, testigos informan que Víctor salió del bar muy enfadado. Fue entonces cuando ambos salieron tras él y uno de ellos le golpeó por detrás con una barra de hierro. El dueño del local, que presenció en primera persona la discusión, avisó desde dentro a la víctima, pero cuando Víctor quiso reaccionar, ya había recibido los golpes y caído al suelo, siendo los golpes y patadas en la cabeza posteriores a ello.