"Nunca den por acabado a Pep Guardiola"

Después de un año de adaptación al fútbol inglés, Pep ha dado con la tecla y ha batido todos los registros con el City en tres meses.

Alejandro Cañas 11 de diciembre de 2017

En silencio, y después de recibir miles de críticas la pasada temporada por no ganar ni un solo título con un gasto de más de 150 millones en fichajes, Pep Guardiola ha situado al Manchester City en la cima de la Premier. 

Tan solo tres meses le han bastado al ex del Bayern y del Barça para dar un paso de gigante en la carrera de fondo por hacerse con la competición doméstica.Junto con el Barcelona, el conjunto citizen es el único equipo invicto de las grandes ligas europeas. 

La idea de juego cruyffista parece haber calado en la plantilla skyblue, y eso tiene como motivo la enorme capacidad de gestión de Guardiola para preparar todos y cada uno de los encuentros. Solo le ha costado un año demostrar que la Premier está hecha a su medida, y demostrar a todos y a cada uno de sus detractores, que siempre están al acecho de soltarle una pulla cuando tropieza, que puede hacer historia en Inglaterra.

Pep hizo del Barça uno de los mejores equipos de fútbol de la historia. En menor medida, prolongó el ciclo de títulos de Heynckess y aunque se quedó con la espina clavada de no haber ganado la Champions en Munich, dejó su sello en el Allianz Arena. Un sello del cual la Die Mannschaft ha recogido el testigo. Ahora, tras un primer año de "transición", Guardiola toma las riendas de un City al que le falta hacer historia en el fútbol no solo inglés, sino también europeo.

De momento, va por el buen camino. Con 15 victorias y un solo empate - la única derrota en tres meses la sufrieron en Champions ante el Shakkhtar en la última jornada de la fase de grupos de la Champions - el City ya es firme candidato a conquistar el título liguero. La sensación de dominio con respecto a sus rivales es abrumadora, y aprovecharon el derbi para darle la estocada a los pupilos de Mourinho.

La posesión ineficaz de su primer año ahora es demoledora. David Silva es el faro de un equipo en el que la defensa está rindiendo a un excelso nivel con Otamendi como líder indiscutible, encargado de dar salida al equipo desde atrás, como hiciese con Boateng en Munich. Leroy Sané, De Bruyne y Sterling aportan quilates desde segunda línea y Gabriel Jesús se ha confirmado como el relevo perfecto de Agüero.

La segunda parte de la temporada dictará veredicto, pero de seguir así, veremos a un Manchester City que batirá todos los registros y se pondrá a la misma altura que los grandes de Europa. Los jugadores son los que han hecho posible esta gesta, aunque Guardiola ha sido el principal artífice de esta racha del City. La mejor versión de Guardiola no se ha ido, siempre ha estado presente con mayor o menor acierto.