La Audiencia Nacional juzga este martes al organizador de la pitada al himno de España en la final de Copa del Rey

El presidente de Catalunya Acció, Santiago Espot, se enfrenta a una multa de 14.400 euros

Servimedia 11 de diciembre de 2017

La Audiencia Nacional juzgará este martes al presidente de Catalunya Acció, Santiago Espot, al que la Fiscalía considera responsable de organizar la pitada al himno nacional en la final de la Copa del Rey de fútbol disputada entre el Barça y el Athletic de Bilbao en 2015.

El ministerio público acusa a Espot de los delitos de injurias a la Corona y ultraje a los símbolos del Estado, y pide que se le imponga una multa de 14.400 euros.

Según el escrito de acusación del fiscal, Espot publicó el 28 de mayo de 2015 en el perfil de Facebook de Catalunya Acció un manifiesto titulado "Por la pitada al himno español y al rey Felipe de Borbón".

Le responsabiliza de actuar "en ejecución de un plan preconcebido y planificado por él mismo con el deliberado y firme propósito de ofender y menospreciar al Jefe del Estado español y al himno nacional, por lo que ambos representan como símbolos para los sentimientos colectivos identificados con la nación española".

Catalunya Acció fue una de las organizaciones independentistas que repartieron 10.000 silbatos entre los asistentes a la final para fomentar la participación en la pitada, concebida como un acto de reivindicación independentista.

El manifiesto señalaba que Cataluña "vive una situación política decisiva", dentro de la cual se explican las "grandes movilizaciones de los últimos años" que ponen la independencia como "eje central de la política catalana". Para lograr ese objetivo, la organización liderada por Espot apostaba por actuar en los frentes "político, social, cultural o lingüístico" y en esa línea instaba a realizar una "sonora pitada" en señal de protesta.

Según la Fiscalía, estos hechos "fueron presenciados públicamente por millones de personas y generaron un sentimiento de indignación en gran parte de la población española en cuanto fueron despreciados y rechazados símbolos representativos de su dignidad como pueblo y como nación".

El juez instructor de la causa, Fernando Andreu, decretó por dos veces el archivo de la causa, que tuvo su origen en una denuncia interpuesta por Vox y el extinto sindicato Manos Limpias.

Su argumento fue que la Fiscalía no vio delito en otra pitada sucedida en la final de la Copa del Rey de 2009 celebrada en el estadio de Mestalla, en Valencia. Finalmente, dictó apertura de juicio oral por entender que el asunto reunía "méritos suficientes" para ser juzgado.